Los proyectos eternos de Salamanca: las obras que siempre se retrasan un poco más

El Hospital y sus accesos, la estación de autobuses, la conexión de autovías en Buenos Aires, centros de salud, puerto seco... todas las administraciones tropiezan en proyectos que se demoran.

Todas las administraciones, sin excepción, se afanan en la presentación de proyectos y obras como prueba de su actividad y determinación para cumplir promesas o programas de gobierno. Sin embargo, no siempre la ejecución de estas obras es generosa con quienes las impulsan y, a veces, hay propuestas que se atascan. Las hay de todos los colores políticos porque todos los gobiernos tropiezan alguna vez. Y en el caso de Salamanca, la colección de estos proyectos eternos que siempre se retrasan un poco más tiene aportaciones de todo tipo. Estos son los más señalados.

 

Hospital de Salamanca

Seguramente, el proyecto prototipo de aquellos que siempre se retrasan en Salamanca. Esta semana hemos sabido que, según las certificaciones de obra, no estará terminado al menos hasta octubre de 2020... por ahora, porque lleva sumando retrasos, paso a paso, desde 2013. Tras presentarse su plan director en 2006 para siete años de obra, estas se han ido demorando un poco casi cada año. A estas alturas, no solo el hospital está sin terminar, y sin fecha para la finalización, sino que hay problemas con la plataforma entre el edificio y la nueva calle (entre seis meses y dos años más de demora) y en la propia nueva calle, que va 'pillada' de fechas, aunque es la obra que mejor va en todo el complejo. El edificio y la plataforma dependen de la Junta, el vial, del Ayuntamiento.

 

 

Estación de autobuses

Si hay una obra que puede rivalizar en retrasos con el Hospital, es la de la estación de autobuses. Hace décadas que Salamanca pide a gritos una nueva estación, pero su ejecución se ha visto retrasada muchas veces. Cuando parecía que iba a fraguar y estaba en proyecto, la crisis obligó a olvidarse otros diez años. Ahora, la obra está cerca de terminar, pero ya lo va a hacer fuera de plazo: ha consumido los 18 meses de ejecución sin lograr terminar los trabajos. Y luego faltan otros seis para la puesta en funcionamiento. Depende de la Junta.

 

Conexión autovías Buenos Aires

Es el lugar donde confluyen varias carreteras que, además, tiene tráficos muy diferentes, y también velocidades de circulación muy diferentes. El resultado, un punto negro de la circulación en Salamanca desde hace años por la densidad y peligrosidad. La nueva conexión de autovías que evite la rotonda de Buenos Aires es imprescindible, pero hace años que está en espera. Se demoró por la falta de avances en proyectos, trámites y permisos. Y ahora se está complicando por la presencia de unas pinturas rupestres. Depende del Estado.

 

Autovía A-62

El último tramo de la carretera que acaba en la frontera con Portugal, y que está sin convertir en autovía, está en Salamanca. Las obras están inicialmente terminadas, pero el lado portugués está hecho y hay que esperar para ponerla en servicio. Incluso la localidad de Fuentes de Oñoro recomienda no abrirla si antes no se desarrolla un plan económico de futuro para el municipio, que perderá mucho tránsito. Es responsabilidad del Estado y de diversos gobiernos que han pasado, de varios colores políticos. En el futuro se tiene que hacer también un área de descanso.

 

Acceso Norte de Salamanca

El desdoblamiento del acceso Norte de Salamanca, la carretera del Helmántico, lleva en proyecto desde hace años, pero parece que está en el aire. En 2017 tuvo una partida simbóica y en 2018 y 2019 se dotaron partidas presupuestarias reales (un millón de euros) que nunca se ejecutaron, y no se ha vuelto a saber nada. Lo último que dijo el anterior gobierno del PP, que se supedita la obra a la redacción de un nuevo proyecto de construcción que se limitaría a firme, señalización y balizamiento. Al menos, el ayuntamiento ha hecho una senda peatonal y carril bici.

 

Electrificación de la línea férrea

Ha sido la gran apuesta presupuestaria de los últimos años, pero el planteamiento de su desarrollo depende de algunas decisiones discutibles como dejar para lo último la construcción de instalaciones para dar tensión a la línea, y sin las que no podrá funcionar en versión eléctrica. El último problema, la necesidad de arreglar varios pasos por Salamanca y derruir el apeadero de La Alamedilla para dar altura necesaria para las catenarias.

 

Residencia Puente Ladrillo

Una promesa largamente demorada que ha empezado a hacerse realidad, a expensas de proyectos y plazos: puede concretarse en 2021. Se trata de la residencia de mayores de Puente Ladrillo, en la calle Santiago Madrigal, ya licitada. El proyecto lleva sobre la mesa desde 2011 cuando hubo que frenarlo por problemas presupuestarios. Depende de la Junta.

 

Puerto seco

Un proyecto que siempre ha contado con el impulso del Ayuntamiento de Salamanca, pero que no ha tenido el acierto de cara. Después de cerca de 15 años hablando de la plataforma logística, todo su entorno se va a desarrollar antes: centro de transportes, aduana, mercado mayorista y, ahora, un nuevo polígono logístico en el que se va a hacer una inversión para su urbanización. La conexión vías/carretera la va a asumir el consistorio en solitario tras años buscando socios de manera infructuosa, y eso puede acabar con la espera.

 

Centros de salud

Los centros de salud de Prosperidad y Zurguén llevan en proyecto muchos años, y parece que al menos para el segundo este año puede ser el de su reactivación. Están prometidos desde hace años y ambos cuentan con proyecto aprobado e incluso tuvieron presupuesto entre 2009 y 2011, pero no están hechos. Dependen de la Junta.