Los profesores de Secundaria de Castilla y León piden a la Junta que retrase el inicio del segundo trimestre
Cyl dots mini

Los profesores de Secundaria de Castilla y León piden a la Junta que retrase el inicio del segundo trimestre

Hasta que mejoren las condiciones meteorológicas y se tomen medidas anti-Covid pertinentes porque ven inviable impartir clases con ventanas abiertas con temperaturas bajo cero. 

La Asociación de Profesores de Secundaria de Castilla y León (ASPESCL) hizo hoy un llamamiento a la reflexión por parte de las autoridades educativas de la Comunidad para que retrase la fecha de inicio del segundo trimestre hasta que la situación actual mejore y se den las condiciones adecuadas para garantizar la seguridad física y proteger la salud de las personas implicadas.

 

“Entendemos que se hace preciso tomar en consideración una serie de graves situaciones que en estos momentos ponen en serio riesgo no solo a los colectivos de estudiantes y profesorado protagonistas del regreso a las aulas, sino también al mejor desarrollo de las actividades a desarrollar en las mismas”, indicaron en un comunicado de prensa.

 

A este respecto, manifestaron que “es preciso mencionar que las complicaciones en las vías públicas, así como en las infraestructuras viarias, provocadas por el temporal de nieve y frío que azota buena parte de la Comunidad -cuyo pronóstico para los próximos días muestra un empeoramiento de las condiciones climatológicas- conllevarán abundantes situaciones de riesgo para los desplazamientos de alumnos y profesores hasta los centros escolares, con la correspondiente amenaza para la integridad física de muchas personas”.

 

Por otro lado, la situación provocada por la creciente tercera oleada de contagios debidos a la pandemia de COVID-19 supone asumir, en su opinión, “otro riesgo añadido” si no se realiza una profunda remodelación de los protocolos sanitarios aplicables a los recintos escolares, protocolos que deberían incluir, precisaron, “la inmediata instalación de elementos filtradores y purificadores del aire”.

 

“Resulta absolutamente necesario tomar medidas más contundentes para hacer frente a la expansión de los contagios toda vez que las gélidas temperaturas que se están registrando en la práctica totalidad de la Comunidad van a impedir que se lleve a cabo una correcta ventilación de las aulas”, demandaron.

 

En consecuencia, y de continuar con la dinámica de los meses anteriores, a la posibilidad del aumento de los contagios se le añadirá el riesgo de contraer enfermedades provocadas por tener que desarrollar las clases en aulas con las ventanas abiertas a temperaturas bajo cero, según advirtieron en el comunicado.

 

Por todo ello, exigieron a la Consejería de Educación, como responsable directa de la salud y la integridad física de los miembros de los centros educativos, que proceda a la suspensión momentánea de las actividades escolares hasta que las condiciones meteorológicas permitan el acceso con garantías a los recintos escolares y que se refuercen las medidas anti-Covid con aquellos elementos tecnológicos necesarios para ayudar a evitar los contagios, así como para garantizar el desarrollo de las clases sin tener que soportar temperaturas por debajo de las recomendadas por la normativa que regula las condiciones de trabajo en interiores.

 

Finalmente, concluyeron que “cualquier decisión relativa a una posible suspensión de las actividades presenciales debería ir acompañada de la toma de medidas necesarias para garantizar el desarrollo de las actividades educativas vía online con el fin de garantizar que no se produce merma en el desarrollo formativo del alumnado”.