Los profesores, al límite: estrés, ansiedad y problemas emocionales por el coronavirus
Cyl dots mini

Los profesores, al límite: estrés, ansiedad y problemas emocionales por el coronavirus

Patio de un colegio. Foto: EP

La preocupación por la docencia en confinamiento y la incertidumbre ante la vuelta al cole afectan al 93% de los docentes. La falta de experiencia con entornos tecnológicos, clave.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha lanzado una campaña de asesoramiento psicológico para afrontar el desgaste emocional, la ansiedad y el estrés que sufren el 93% de los profesores por culpa de la extraña situación que ha provocado la crisis del coronavirus. Tras una encuesta realizada en mayo entre casi 10.000 docentes, ha analizado los efectos que está causando la crisis sanitaria entre el profesorado, que se encuentra al límite porque a la educación a distancia se suman otras tareas adicionales.

 

Así, las tareas burocráticas excesivas, las instrucciones poco claras, la falta de apoyo en el teletrabajo y la carencia de medios técnicos, son los principales problemas señalados por el personal docente, según los datos recabados por CSIF. Además, junto a la atención docente al alumnado, el profesorado debe atender también a otras técnicas derivadas de la educación on line (problemas de conexión, dificultades para entrar en las plataformas y dudas de los padres al respecto).

 

A todo ello, se añaden los interrogantes organizativos abiertos para la vuelta a las aulas durante la desescalada y de cara a septiembre, y que las autoridades educativas no terminan de despejar tras semanas de 'globos sonda', con el inicio del nuevo curso y la sensación generalizada entre los profesionales de que la Administración no les tiene en cuenta en su toma de decisiones.

 

CSIF exige negociar un Plan de Regreso a la Actividad Laboral de carácter Organizativo y Preventivo de obligado cumplimiento y un Plan de Refuerzo educativo para el curso 2020-2021.

 

Perfil del profesor estresado

El sindicato está recibiendo casi a diario quejas y consultas de profesionales preocupados por todos estos temas. Se ha constatado que el perfil medio de docente con mayor estrés es el de un profesional de más de 40 años, con amplia experiencia en la educación presencial, pero sin formación específica previa para la enseñanza on line y que durante el confinamiento está empleando sus propios medios tecnológicos para atender a su alumnado.

 

Además, el sindicato se hace eco también de la preocupación del profesorado mayor de 55 años, con formación más limitada en el uso de nuevas tecnologías, que en algún caso está sufriendo situaciones de disrupción escolar por alumnado que trata de beneficiarse de esta situación de desventaja en lo que a conocimientos informáticos se refiere.

 

Reconocen una sobrecarga laboral por la educación a distancia (el trabajo se ha multiplicado por diez), poco apoyo por parte de la Administración, inseguridad jurídica en temas tan sensibles como la titulación del alumnado, protección de datos o tratamiento de imágenes y dificultades para conciliar. Todo ello, les está pasando factura y están sufriendo dificultades para la desconexión digital, insomnio y distintos trastornos derivados de la ansiedad por atender a sus alumnos de manera personalizada.