Los profesionales salmantinos de la salud, a salvo con la figura del Interlocutor Policial

Reunión en la Subdelegación del Gobierno (Foto: De la Peña)

El objetivo último de todas las actuaciones que se realizarán es proteger la salud y la seguridad de los profesionales sanitarios afectados y evitar los efectos negativos que el fenómeno de la violencia tiene la actividad sanitaria y de calidad del servicio asistencial que se presta a toda la ciudadanía. 

Tras la presentación de protocolo sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud, elaborado por la Secretaría de Estado de Seguridad y que se efectuó el pasado día 26 de octubre en la Delegación del Gobierno por la delegada del gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, y el consejero de sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez, se ha realizado una reunión en Salamanca para su implementación.

 

La figura del interlocutor policial territorial sanitario se incluye en la instrucción de la secretaría de estado de seguridad del Ministerio del Interior, sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones profesionales de la salud, que "cumple con el compromiso del ministro Juan Ignacio Zoido con los representantes de la Organización Médica Colegial (OMC) y del Observatorio Nacional de agresiones a médicos", ha explicado el subdelegado del gobierno, Bienvenido Mena.

 

Esta instrucción pone en marcha un protocolo de actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que, por primera vez, contempla la figura del Interlocutor Policial, expertos designados por la Policía Nacional y Guardia Civil que se constituyen como cauce de comunicación entre los cuerpos polciales y los responsables de los centros sanitarios encargados de coordinar, desarrollar, y ejecutar las actuaciones relacionadas con cualquier manifestación de violencia o intimidación a personal sanitario en el ámbito territorial que les sea propio. 

 

Éste protocolo "es un paso más en el planteamiento de tolerancia cero con las agresiones físicas o verbales, menosprecios, insultos o amenazas contra el personal sanitario o en los espacios de salud. 

 

OBSERVATORIO DE SEGURIDAD

Se crea además un observatorio de Seguridad integral en centros hospitalarios que va a servir para articular mecanismos e instrumentos de colaboración y coordinación a nivel nacional entre la FCSE y las autoridades sanitarias competentes, y, ante la necesidad de reforzar los dispositivos de seguridad y aumentar la vigilancia en las inmediaciones del los centros médicos, así se va a elaborar un catálogo y una clasificación de estos centros según sus medidas de seguridad. 

 

SISTEMA DE INFORMACIÓN AGRESIONES DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD

El Ministerio de Sanidad trabaja en la creación de un sitema de información de agresiones del sistema nacional de salud. El objetivo según Mena, es triple: "Reunir todos los datos de agresiones de todas las profesiones sanitarias que están recogidos en los registros de los servicios de salud autonómicos; identificar los puntos críticos y elaborar un mapa de riesgo de agresiones; y, sobre todo, elaborar una evaluación periódica de los incidentes recogidos y las medidas adoptadas, con el objetivo de tomar las acciones oportunas en tiempo y forma". 

 

En Salamanca han sido designados un interlocutor policial territorial sanitario perteneciente a la Policía Nacional y otro perteneciente a la Guardia Civil. 

 

SEGUIMIENTO Y ANÁLISIS

El protocolo prevé un sistema de seguimiento permanente de los resultados obtenidos que permitirá adecuar las actuaciones a la evolución de los hechos. El objetivo último de todas las actuaciones que se realizarán es proteger la salud y la seguridad de los profesionales sanitarios afectados y evitar los efectos negativos que el fenómeno de la violencia tiene la actividad sanitaria y de calidad del servicio asistencial que se presta a toda la ciudadanía. 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: