Los productores de lenteja se llevan “un varapalo” con parcelas que no cubren ni lo usado en semillas

En el garbanzo también habrá una merma considerable en las producciones como consecuencia de la meteorología

Los agricultores de lenteja de La Armuña y garbanzo de Pedrosillo tienen muy pocos motivos para el optimismo debido a la “catástrofe” que ya están viendo en las producciones de la legumbre por excelencia como consecuencia de las adversidades meteorológicas.

Así lo ha confirmado el director técnico de Legumbres de Calidad, Nicolás Armenteros, quien ha señalado que hay parcelas “en las que los agricultores ni siquiera han cosechado y lo han usado para forraje y otras en las que no han obtenido las semillas (150-180 kilos por hectárea)”.

De hecho, en San Isidro (15 de mayo), todo era optimismo para los profesionales del sector porque las lluvias de abril y mayo habían levantado “un cultivo que estaba muerto, pero la sequía y el calor de las semanas siguientes ha dado al traste con la producción de lenteja con una media que puede quedar por debajo de los 400 kilos por hectárea; una auténtica hecatombe”, señala Armenteros.

Especialmente el calor ha sido muy agresivo ya que mayo ha tenido una media de 3 grados más que el pasado año y la irregularidad en las mismas ha provocado que el desarrollo de la planta que ha terminado por dejar las tierras arrasadas. Así, tan solo algunas parcelas muy aisladas podrán obtener entre 600 y 700 kilogramos por hectárea cuando una media normal oscila entre los 800 y los 1.000 kilogramos.

Este fenómeno provocará además que el mercado “surtirá hasta donde llegue y no queda otra que seguir trabajando y sembrar de cara a una nueva campaña. Eso sí, hay que decir que la calidad sigue intacta y es un aspecto a destacar porque aunque haya escasez, su valía es muy alta”, destaca Armenteros.

El garbanzo también sufre los efectos del clima
Por su parte, el garbanzo tampoco se libra de la quema y del desastre productivo que ha provocado el clima adverso para el campo. Así, y pese a que las perspectivas eran buenas, la sequía y el exceso de calor han provocado que la plata no grane bien y la vaina tenga poco grano por lo que se prevé una merma considerable de una recolección que comenzará a finales del mes de julio.

El Centro de Las Legumbre, listo
Por último, el Centro de las Legumbres, ubicado en la localidad de Pajares de la Laguna, está ya en funcionamiento desde hace unos días ya que los trabajadores reciben allí a los profesionales y han comenzado con las investigaciones pertinentes a falta de una inauguración oficial con el objetivo de ser una referencia en Castilla y León y estar más cerca de los agricultores.