Los primeros impuestos municipales del bipartito cumplen el trámite atados a la congelación para 2020
Cyl dots mini

Los primeros impuestos municipales del bipartito cumplen el trámite atados a la congelación para 2020

Ana Suárez y Carlos García Carbayo, en el pleno. Foto: A. Santana

PP y Ciudadanos sacan adelante su proyecto de ordenanzas fiscales para 2020 con congelación de grandes impuestos, sin rebaja del IBI, pequeñas subidas de algunas tasas y de las piscinas.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado este viernes el Proyecto de Ordenanzas fiscales para 2020, los impuestos que pagarán los salmantinos durante el año que viene, las primeras del gobierno bipartito PP/Ciudadanos, que tienen como principal nota la congelación generalizada de los impuestos. El proyecto, que tendrá que volver a pasar por pleno tras el período de alegaciones, ha tenido el apoyo de los dos partidos que sustentan el gobierno municipal y el 'no' de PSOE y las concejalas del Grupo Mixto. Así es como quedan: lo que sube, lo que baja y lo que no se toca.

 

Las ordenanzas fiscales consagran la política de congelación de los últimos años, lo que significa que los principales impuestos no se tocan, y así llevan fundamentalmente desde 2014; para quienes vean la botella medio vacía, supone que tampoco bajan, salvo la excepción del IBI en 2019, y se quedan en unos niveles importantes que aseguran una gran recaudación municipal, más de 63 millones de euros con los cinco 'grandes'.

 

Los cinco impuestos municipales (IBI, Plusvalía, Impuesto de Actividades Económicas, Impuesto sobre Vehículos e ICIO) quedan congelados, igual que la tasa de basuras. Se actualizan al IPC algunos precios como el agua y alcantarillado, la zona azul y otros, pero la subida es la más baja de los últimos años (0,1 ó 0,2%) porque el IPC ha variado poco. Sí suben más los precios de las piscinas por acumular la actualización de varios años.

 

Lo que no tendrá continuidad será la bajada del IBI, que mermó un 5% este año tras aprobarlo en 2018, y que parece que será 'flor de un día', al menos por ahora. Los dos partidos del Gobierno están convencidos de que hace falta compensar la merma de ingresos para poder afrontar una nueva rebaja, e incluso aseguran que no puede estar congelado "para siempre", aunque sí hay compromiso de que no se tocará en toda la legislatura. Más allá de 2013, ya se verá.

 

Precisamente PSOE y Grupo Mixto han centrado sus peticiones en este impuesto. Los socialistas piden una rebaja extra del 5% para las viviendas, a costa de mantener el recibo para las grandes superficies, cosa de la que PP y Ciudadanos no quieren ni oír hablar. Virginia Carrera, concejala del mixto, pedía una recarga del 50% sobre las viviendas vacías, que tampoco comparte el equipo de Gobierno. Ambas propuestas han quedado descartadas.

Noticias relacionadas