Los primeros conciertos de pago de Ferias y Fiestas, al descubierto: cuánto y cómo cobraron los artistas
Cyl dots mini

Los primeros conciertos de pago de Ferias y Fiestas, al descubierto: cuánto y cómo cobraron los artistas

Melendi fue el artista que más cobró: casi 100.000 euros y plus por venta de entradas. Izal y Miguel Ríos también tenían variable por taquilla, mientras Pablo López o Pitingo actuaron sólo por caché.

Las Ferias y Fiestas del pasado mes de septiembre pasarán a la historia por haber sido las primeras en las que los tradicionales conciertos fueron de pago y lejos de la Plaza Mayor. La experiencia permitió salvar los conciertos de las fiestas patronales y se consideró positiva, pero salvo que la situación lo obligue, no se repetirá: se volverá al modelo de conciertos gratuitos en la Plaza Mayor. 

 

La situación de la pandemia, todavía con amplias restricciones por la quinta ola del verano, obligó a programar conciertos con aforo limitado y eso los desplazó de la plaza a un campo de fútbol abandonado transformado oportunamente en auditorio al aire libre. Un máximo de 2.500 espectadores por concierto iban a ver las actuaciones previstas (dos trasladadas por las lluvias), pero eso cambiaba por completo la contratación y condiciones, en la que también influyó la difícil situación para los artistas. ¿Cuál fue el coste final? Ahora lo podemos saber.

 

La Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, una sociedad municipal que es la que se encarga de la contratación, ha publicado los contratos de los conciertos con las condiciones en las que firmaron los artistas y otros detalles. Se pueden dividir en dos categorías: los que cobraron sólo por actuación y los que tenían porcentaje de taquilla.

 

A este último grupo pertenecen los dos conciertos más caros. Se trata del de Melendi, que firmó por 96.800 euros con impuestos, y el de Izal, por 66.550 euros. Ambos llenaron y también tenían un 'plus' por taquilla. Los Izal firmaron 10 euros por cada una de las últimas 500 entradas numeradas hasta el lleno. Y el asturiano Melendi firmó quedarse con el 60% de las ventas netas de las últimas mil entradas, descontando conceptos como los derechos de autor y los gastos de gestión.

 

El tercer artista que firmó caché y taquilla fue Miguel Ríos. El legendario artista firmó por 45.980 euros y pactó un bonus del 50% de los ingresos netos de las últimas 500 entradas, de la 2.001 a la 2.500, hasta el lleno: pero no llenó y, según contrato, no lo debió percibir.

 

En el otro grupo están los artistas que cobraron sólo caché. Entre ellos, y siempre según los contratos públicos, Pablo López firmó su actuación por 78.408 euros (al final, fue el segundo mejor pagado de todos); La MODA ingresaron 36.300 euros por su espectáculo; Pitingo, el concierto que menos vendió, ingresó 24.200 euros; y La Pegatina actuó por 22.990 euros.

 

Fuera de estas cuentas queda el concierto de Camilo, que actuó en el mismo recinto habilitado este año, pero cuya organización y contratación no dependía de la fundación ni del ayuntamiento: vino a través de un promotor privado.