Los préstamos online y su auge frente a la crisis económica

En varios países de habla hispana y algunos del resto del mundo, la crisis económica es una realidad. En la actualidad, muchos hacen frente día tras día a las consecuencias de la crisis económica, como pueden ser la reducción de la tasa de empleo, o la baja calidad de los empleos tradicionales. Frente a estas realidades surgen nuevas formas de obtener dinero de forma más fácil, y también se han reinventado vías tradicionales de ingreso, como sucede con los préstamos.

 

Es así como ahora los préstamos online son una nueva y rápida forma de financiación, segura y accesible, todo a través de Internet.

 

¿Qué son los préstamos online?

 

Los llamados préstamos online surgen como un acceso a líneas de crédito rápidas y seguras, aparte de muy fácil tramitación, porque todo es a través de la red. Este tipo de financiación se diferencia de los métodos tradicionales en ciertos aspectos, pero en definitiva llegaron como una solución ideal en medio de la urgencia financiera.

 

Este tipo de préstamos son una forma de conseguir dinero de manera rápida en casos de emergencia y sin necesidad de dar demasiadas explicaciones. Son de gran inmediatez, y el auge de estas entidades de crédito o plataformas independientes que ofrecen créditos online, va cada vez más en aumento, más aún cuando al estar conscientes de que la falta de liquidez es un problema que muchos afrontan de forma frecuente.

 

En cuestión de un par de horas, con tan sólo unos cuantos clics, pueden obtenerse préstamos personales. Son muy útiles en casos puntuales, como en momentos de emergencia o frente a situaciones muy concretas y urgentes.

 

¿Cómo se gestiona un préstamo online?

 

Estos préstamos funcionan de manera sencilla. Con sólo seleccionar la plataforma más adecuada, indicar la cantidad a recibir y el plazo de devolución, se puede obtenerse la cantidad de dinero que se requiere de forma muy fácil, ya sea por una situación de emergencia o para explorar nuevas formas de financiación.

 

A la hora de la solicitud, debe rellenarse un formulario muy breve en el que se incluyen datos personales y bancarios. Suele llevar de 10 a 15 minutos rellenar estos formularios. Seguido a esto, la empresa evaluará los datos y ofrecerá una respuesta, que suele ser positiva, y en unas horas o pocos días se recibe la cantidad de dinero acordada. Un préstamo 3000 euros puede obtenerse en cuestión de horas, por citar un ejemplo sencillo.

 

Los usuarios, organizaciones y empresas aún mantienen algo de recelo frente a la posibilidad de pedir créditos o préstamos online, y si bien, ciertas entidades bancarias los validan como una forma rápida de obtener financiación, opinan que necesitan ciertos límites, ya que a diferencia con los bancos tradicionales, este tipo de préstamos que ofrecen dichas plataformas suelen tener intereses elevados.

 

Se aconseja trazar un plan para poder devolver el dinero dentro de los plazos acordados con la plataforma.

 

Un poco de contexto

 

A finales de 2007 se produce la llamada crisis del euro, o también crisis de la zona euro, una debacle económica que afectó el sistema bancario, la deuda soberana y en general, al sistema económico de los países de la zona euro.

 

Esta crisis se ha mantenido con el tiempo, lo que le impide a algunos países europeos financiar su deuda pública y empujarlos a requerir la asistencia de terceros. El miedo por una crisis de deuda soberana ha aumentado entre los inversores de estos países, a raíz del aumento de los niveles de la deuda pública mundial, esto a la par de una ola de degradación de las calificaciones crediticias de los gobiernos de distintos países europeos.

 

España en concreto no escapa a esta crisis, razón por la que ha afrontado ciertas consecuencias en los últimos años, incluso con un aumento del crecimiento de la economía del país. Una de las consecuencias más destacadas fue el rescate bancario, fenómeno en el que muchas entidades bancarias de diferentes países debieron ser rescatados por medio de la devolución de fondos al Estado, sin embargo, esto tuvo un efecto negativo en las entidades bancarias y cajas de ahorro. Debido a esto, muchos bancos cerraron operaciones en las que fue necesarias liquidaciones, con lo que las opciones de acceso a vías de financiación disminuyeron en gran medida.

 

Fue así como los préstamos online surgieron y ganaron gran relevancia en poco tiempo. Hoy se posicionan como una de las formas más rápidas y comunes de obtener financiación.