Los paseos sin franjas horarias en la 'España vaciada': "La gente hasta ahora está siendo consciente y está respetando"

Labores de fumigación en Miranda del Castañar.

Los pequeños municipios de la provincia piden prudencia a la población para evitar un repunte de casos y hacen un llamamiento para que la gente no vaya a los pueblos.

Mucho se ha hablado y escrito acerca de la 'España vaciada', de la falta de población en el medio rural y de la necesidad de mantener con vida los pueblos. Ahora, el coronavirus ha roto todos los esquemas, ha cambiado nuestras vidas y ha provocado una crisis sanitaria casi sin precedentes en la historia reciente. Una buena parte importante de la población mundial se encuentra confinada en sus viviendas y, cuando en España parece que se acerca la desescalada y se van levantando las restricciones de movimiento, ha resultado que vivir en esa 'España vaciada' tiene grandes ventajas.

 

Los municipios de menos de 5.000 habitantes, 352 de los 362 de la provincia charra, no tienen que atenerse a las franjas horarias establecidas por el Gobierno para las salidas a dar un paseo o practicar deporte. Son ellos, los pequeños municipios, tantas veces olvidados, los que ahora gozan de mayor libertad y los que, previsiblemente, puedan alcanzar con mayor facilidad los criterios epidémicos para avanzar en las fases previstas en la desescalada.

 

Después de que el pasado día 2 de mayo se abriera la mano para las salidas, los municipios han vuelto a tener gente en sus calles. Unas salidas y paseos sin franjas horarias que se están desarrollando con normalidad. Así lo cuenta Manuel Prada, alcalde de Valdelosa. Sus poco más de 400 habitantes han tomado esta medida con tranquilidad. "Hemos vuelto a sentir a los niños en la calle y la gente hasta ahora está siendo consciente, como en todas partes siempre hay algún inconsciente pero hasta ahora la gente está respetando".

 

En este mismo sentido se ha expresado el alcalde de Miranda del Castañar, Juan Pablo Gutiérrez, donde los paseos se producen "con normalidad y tranquilidad; tenemos la gran suerte de tener mucho espacio y la gente va por los caminos a disfrutar del campo en primavera. La salida ha sido relajada y tranquila".

 

Por su parte, en Rollán la tónica ha sido la misma. "La salida se ha producido con normalidad, la gente se lo ha tomado muy bien desde el principio y Rollán no ha sido un sitio donde la gente se haya saltado el confinamiento y no hemos tenido que hacer uso de la Guardia Civil para que limitara a los vecinos", asegura su alcalde, Leonardo Bernal. De hecho, son los propios vecinos los que evitan las aglomeraciones. "La gente se escalona bastante bien, yo salgo por las mañanas a pasear y no me encuentro a ningún vecino, lo están haciendo muy bien, el medio rural es otro mundo y nada tiene que ver con las ciudades, la calma impera sobre cualquier aglomeración".

 

Y es que si en algo coinciden los regidores es la concienciación de la gente del medio rural, que está "cumpliendo las medidas de seguridad", según afirma el primer edil del municipo serrano. Por su parte, para Prada "la gente está bastante mentalizada y está empezando a salir y sale no con miedo pero sí con respeto y la verdad es que se guardan las distancias".

 

Sin embargo, reconocen que la situación no ha cambiado mucho. "Estos días no es que se haya visto un cambio muy importante porque hasta ahora había que ir a la tienda, al panadero... y la gente de una forma u otra tenía que salir sin desplazarse a ningún otro lado", cuenta el primer edil de Valdelosa.

 

Los pequeños municipios han sido un ejemplo de solidaridad. En muchos de ellos se han elaborado mascarillas, sus ayuntamientos han repartido elementos de protección para la población y se ha contado con voluntarios para desinfectar las calles casi a diario. Todo ello ha servido para mantener a raya el virus y para que, llegados a este punto, haya localidades sin ningún caso o con muy pocos en los últimos días.

 

Por ello, hacen un llamamiento a la responsabilidad de la población. "Hasta ahora estamos contentos pero esperemos que la gente no coja esa euforia, se desmadre todo y tiremos por la borda todo lo conseguido en estos casi sesenta días", afirma Prada. Igualmente, el regidor de Miranda del Castañar asegura sentir "miedo" a un posible repunte si "se abre la mano". "Tenemos que tener mucha cautela porque a los que hay que tener ahora mismo como oro en paño es a los servicios públicos; por eso debemos dar una imagen de ejemplaridad y hay que intentar que no haya un rebrote para no poner al límite a los profesionales sanitarios, ahora la responsabilidad es del ciudadano", asegura Juan Pablo Gutiérrez, y se muestra categórico: "Hay que pedirle a la España llena que no vaya a la España vacía porque si van, van a terminar de vaciarla".

Comentarios

complicado pero no queda otra 06/05/2020 07:51 #1
un antes y un despues la españa vaciada a la que los gobiernos tienen abandonada y no les interesa mas que para pedir votos en procesos electorales, la españa rural que ahora le toca luchar contra otro grave problema el COVID y como acepta esto a la españa rural a la españa vaciada, pues bien estas poblaciones de estas caracteristicas en verano pasan a multiplicar incluso a cuatriplicar su poblacion con segundas residencias y genes que quieren paz y tranquilidad, si ahora que la españa superpoblada el mundo urbanita ve tranquilidad en estos municipios a las puertas del verano y que la gente que ya no tiene obligaciones en sus residencias de las grandes urbes su tendencia sera venir al pueblo por miedo a las aglomeraciones, hay que ser muy respetuosos y respetar mucho este entorno, en lo que esto no se estabilice y pase a fase 3 los ayuntamientos no debieran permitir que la gente viniese a ocupar parte de esa españa vaciada, hay un tema preocupante y es que este año el tema playa vacaciones sera muy distinto y no sera por las prohibiciones y la limitacion de espacios, es por el miedo a las aglomeraciones y sera la gente la que prefiera pueblo y tranquilidad a el miedo a repuntes de la enfermedad el antes la españa vaciada que nadie queria por que la dejaban sin servicios, sin colegios, sin consultorios medicos, sin transporte publico donde la gente tenia que emigrar a poder tener una vida con mas respeto y con los servicios basicos que las politicas negaban a este entorno de la españa vaciada, el supuesto presumible del despues se llenaran los pequeños municipios, y que pasara pues que se encontraran sin esos servicios basicos que les negaron los gobiernos, sin tiendas, sin colegios, sin medicos, sin bares, que por cierto el 70% de estos municipios ya estaban cerrados, que pasara que las zonas de salud se llenaran de cartillas de otros lugares y las cabeceras de comarca sufriran los servicios a suplir por esas poblaciones para alcaldes y gentes de los entornos rurales, hoy no seria nada de veneficioso que se dejase venir a los municipios a gente de otras residencias urbanas,

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: