Actualizado 14:27 CET Versión escritorio
Salamanca

Los participantes de Geolodía buscan 'el oro perdido' en los yacimientos de la Sierra de Francia

Publicado el 14.05.2018

Alrededor de 120 personas se han dado cita en la Sierra de Francia y Las Batuecas para celebrar una nueva edición de 'Geolodía', una actividad con la que se pretende divulgar la geología a través de un recorrido por estos parajes 'en busca del oro perdido'. Se trata de una propuesta divulgativa que se celebra simultáneamente en todas las provincias de España y que está coordinada por la Sociedad Geológica de España y la AEPECT (Asociación Española Para la Enseñanza de las Ciencias de la Tierra).

 

La excursión se ha desarrollado a lo largo de cuatro paradas distribuidas para buscar los yacimientos de oro más relevantes del sur de la provincia de Salamanca a través de una visita a espacios naturales, donde familias, grupos de amigos y aficionados a las ciencias de la tierra tuvieron la oportunidad de acercarse a la geología serrana y la arqueología de Las Batuecas. Un recorrido de la mano de expertos por el rico patrimonio paisajístico y de biodiversidad de la Sierra de Francia. Para ello, los geólogos de la Universidad de Salamanca y un nutrido grupo de colaboradores, entre los que figuraban este año varios arqueólogos de la Facultad de Geografía e Historia, proporcionaron una visión general sobre las litologías y peculiaridades de las fuentes del oro y la razón de su relevancia histórica en la península ibérica a través de yacimientos arqueológicos como el de Las Cavenes, en el término municipal de El Cabaco.

 

La jornada arrancó en El Portillo para contemplar una buena panorámica de los paisajes serranos.  Allí se reconoció, además, la figura del recientemente fallecido Jorge Civis Llovera o la figura sobresaliente de Antonio Arribas, ambos profesores catedráticos de la Universidad de Salamanca.  A continuación, se descendió a Las Batuecas, donde se visitaron los abrigos pintados como el de 'las Cabrás Pintás' y cuya presentación por parte del arqueólogo Julián Bécares suscitó mucho interés. 

 

La comida se celebró en Nava de Francia, desde donde se accedió a la tercera parada del día: el mirador de El Bardal, desde donde se estudiaron los intricados y complejos devenires graníticos.  La última visita recayó en el complejo arqueológico de Las Cavenes. Allí los participantes tuvieron ocasión de investigar sobre los diferentes métodos de extracción del oro durante el segundo tercio del Siglo I. 

COMENTARComentarios