Los padres de la joven asesinada hace 15 años en Puertollano lamentan que no se haya aclarado el crimen de su hija

Las padres de Ana María Fernández Monroy, una joven de Puertollano (Ciudad Real) de cuyo asesinato se cumplen este viernes 15 años, han lamentado que, pasado tanto tiempo, no se haya aclarado todavía el crimen.


CIUDAD REAL, 15 (EUROPA PRESS)

Las padres de Ana María Fernández Monroy, una joven de Puertollano (Ciudad Real) de cuyo asesinato se cumplen este viernes 15 años, han lamentado que, pasado tanto tiempo, no se haya aclarado todavía el crimen.

En un comunicado, el padre, José Fernández, ha señalado que no tienen constancia de que "ni el caso ni la correspondiente investigación policial hayan experimentado novedad alguna acerca del culpable que cometió el vil crimen, ni de otros que pudieran haber estado implicados".

Ha recordado que, en las reuniones que han mantenido durante estos años con las autoridades, siempre han recibido "muy buenas palabras" de los mandos policiales y sus responsables políticos, pero ha lamentado que han "pasado ya tres lustros y estamos como al principio, o peor incluso porque cuanto pasa tanto tiempo da la impresión de que más complicado es recabar las pruebas que podrían contribuir al esclarecimiento del asesinato de nuestra hija".

El padre ha puntualizado que la familia siempre ha pensado que "en su día no se hicieron las cosas como debiera y por eso el criminal está hoy impune, por más que nos duela y con el consiguiente riesgo que eso supone para el resto de la sociedad y de nuestros vecinos en particular".

"Durante años --ha explicado-- nos han instado a no perder la confianza ni las esperanzas, nos han dicho que las investigaciones proseguían y darían frutos, pero hasta ahora no hay nada".

Por ello Fernández ha instado a los mandos policiales y a sus responsables políticos "a que se pongan en su lugar", convencido de que "si el tema les afectase a ellos como nos afecta a nosotros, jamás hubiera habido tanta incompetencia".

El cadáver de Ana María Fernández, que en el momento de su muerte tenía 28 años, apareció semidesnudo en un descampado de Puertollano con numerosas puñaladas el 16 de noviembre de 1997.

La policía descartó el móvil sexual después de que la autopsia confirmara que no hubo violación e interrogó al novio de la joven, con quien había discutido días antes de su muerte, y a otros dos jóvenes con quienes se la vio por última vez, sin resultado para la investigación del caso.