Los 'okupas' de una casa baja en Pizarrales provocan un incendio y obligan a intervenir a Bomberos

Vista aérea del inmueble de la calle Alameda, 39 en el barrio de Pizarrales.

Los ocupantes hicieron una hoguera en el interior del inmueble. El propietario del inmueble, avisado, denuncia que no se le permite arreglar la vivienda que ya había sufrido una acto vandálico similar.

Una fuerte dotación de Bomberos y Policía Local ha tenido que intervenir este miércoles por la tarde en un incendio provocado en una casa del barrio de Pizarrales, en la calle Alameda, una de las últimas zonas con inmubles de una planta en el barrio salmantino. En torno a las 17.15 horas ha llegado al cuartel del servicio de extinción de incendios el aviso por parte de los vecinos de un fuego en el citado inmueble, momento en el que se ha movilizado el cuerpo.

 

Cuando llegaron al lugar del aviso, comprobaron que los ocupantes habían hecho fuego en el interior de la vivienda, en concreto, una hoguera, con un foco localizado. El fuego fue rápidamente controlado.

 

Los Bomberos de Salamanca han desplazado una autobomba y un camión escala para extinguir el incendio. Según el propietario del inmueble, el fuego ha sido provocado por un grupo de 'okupas' del inmueble, una casa baja de la calle Alameda. La vivienda ya había sufrido un incendio anterior por las mismas causas y, según el propietario, el consistorio no permite hacer las obras de reparación necesarias, y también ha rechazado la petición de licencias para limpiar el lugar.

 

El inmueble está en una situación urbanística muy compleja. En el último PGOU, se definió la manzana que comparte con otras 6-7 construcciones, algunas de ellas habitadas por sus dueños, como objetivo de una actuación aislada de normalización. Eso supone que la manzana debe ser objeto de una actuación para ordenar sus viales y servicios, pero también que los propietarios tienen dificultades para hacer mejoras en sus inmuebles.

 

Si quieren hacerlo los propios propietarios, tendrían que asumir los gastos de urbanización, que son millonarios, y luego reparcelar con el nuevo esquema de calles, lo que podría dejar si espacio a algunas viviendas. Además, pueden verse obligados a vender por un justiprecio, en una expropiación, si un promotor se hace con un elevado porcentaje (a partir del 70%) del suelo.