Los 'nuevos' Würzburg y Reina Sofía dan la cara: las obras de dos clásicos que se actualizan

Las obras de mejora del pabellón y el campo de fútbol están fuera de plazo en ambos casos, pero empeizan a dar la imagen que tendrán en el futuro.

Las dos 'nuevas' instalaciones deportivas de Salamanca siguen avanzando, condicionadas en parte por el Covid-19 pero con un retraso que acumulan desde antes de la crisis sanitaria. Se trata de la obra para cubrir el frontón de Würzburg y convertirlo en un pabellón 'b' de entrenamieno y la obra para mejorar el campo de fútbol Reina Sofía. Ambas van ya con retraso sobre lo previsto, aunque con la suspensión de todas las actividades deportivas y la incertidumbre sobre la próxima temporada la demora no compromete planes de equipos.

 

El pabellón 'b' de Würzburg

La obra para convertir el frontón anexo al pabellón en un complemento del mismo sigue adelante, aunque ya fuera de plazo. La actuación arrancó el 14 de octubre y tenía cinco meses de plazo, que pasaron el 15 de marzo, justo un día antes de la declaración del estado de alarma, así que no se puede achacar su demora a la crisis sanitaria. En todo caso, es una obra que ya se retrasó en su día por un cambio presupuestario, pero que podrá estar a disposición de los clubes de baloncesto para el inicio de la próxima temporada.

 

A día de hoy, ya ofrece el aspecto exterior que le caracterizará en el futuro. La estructura metálica que recubrirá el nuevo recinto elevará su altura hasta los 12 metros y se prolongará hasta cubrir el otro frontón colindante. La inversión es de casi un millón de euros y su uso fundamental será el de preparación de equipos de base del baloncesto local.

 

Ampliación del Reina Sofía

La ampliación de este campo de fútbol para convertirlo en la mini ciudad deportiva de Monterrey y Unionistas también avanza, pero va igualmente tarde. Es cierto que las obras se han visto afectadas por el parón total de la actividad decretado antes de Semana Santa, pero es que para entonces ya había superado su plazo de ejecución. El día 11 de marzo acabó el plazo de ejeución (seis meses) y no estaba terminado.

 

El Ayuntamiento de Salamanca reconoció semanas atrás que no llegaría a tiempo y explicaba que había habido problemas con la empresa que hace la obra, una inversión de 1,8 millones de euros para dotar al campo de nuevas gradas, vestuarios y un campo anexo. En los últimos días los dos clubes que la compartirán han compartido imágenes de los avances, en especial, de una de las gradas en la que ya es posible sentarse.