Los músicos callejeros tendrán horario, deberán rotar sitios y podrán recibir limosna

Un músico actuando en la calle con su guitarra junto a la iglesia de San Martín. Foto: F. Oliva

El equipo de Gobierno 'fusila' una propuesta de Ganemos Salamanca con la que se regularán por primera vez las actuaciones musicales callejeras. Un detalle: habrá un horario autorizado para tocar o actuar.

¿Puede regularse una actividad como la de tocar música en la calle? Sí, puede. Al menos, Salamanca tendrá pronto una normativa para ordenar las actuaciones de músicos y otros artistas callejeros que, vistas las intenciones de los grupos de la oposición, será mucho menos restrictiva que la actual. De hecho, y a la espera de iniciar el debate, ya se han planteado dudas sobre algunos de los términos de la propuesta que ha hecho el equipo de Gobierno, 'fusilada' de la que presentó Ganemos en noviembre pasado, así que todavía puede tener cambios.

 

Lo que está claro es que tocar música en la calle va a dejar de estar prohíbido. En la actualidad, la normativa no permite hacerlo salvo con permiso, y el Ayuntamiento recomienda a los interesados no solicitarlos... porque se limita a no concederlos de manera casi sistemática. Para ello, se va a elaborar una normativa que no será ordenanza ni reglamento para no 'chocar' con otras existentes, pero que sí supondrá un código de conducta para los arstistas callejeros.

 

Ganemos Salamanca fue el primer grupo que puso sobre la mesa una regulación de las actuaciones musicales en la calle, y ahora el PP hace suya la iniciativa. En el documento presentado en noviembre por el grupo Ganemos se recogían prácticamente las mismas normas que ahora ha propuesto el equipo de Gobierno del PP. Se establecía un horario, duración máxima de las actuaciones, régimen de permisos o la regulación de cómo se podían pedir donativos o limosnas por tocar o actuar en la calle. También parece que quedará al margen la Plaza Mayor, que se rige por sus propia ordenanza aprobada hace sólo unos meses.

 

 

HORARIO Y TIEMPO LIMITADOS

 

Según el texto original de Ganemos, las actuaciones se realizarán en horario de 10 a 15 horas y de 17 a 22 horas, y no podrán tener una duración superior a los 45 minutos. Transcurrido dicho plazo, su intérprete, o grupo, elegirá un nuevo punto de la vía pública, donde proseguir su actuación, sin que en ningún caso pueda repetirse la actuación en el mismo punto y día. Así que los músicos tendrán que rotarse los sitios. En esto la propuesta del PP es 'calcada' a la que presentó Ganemos en su día.

 

Los que toquen en la calle por dinero no podrán requerir de forma activa la aportación de donativos, debiendo limitarse a situar junto a ellos el oportuno recipiente donde pueda ser hecha la liberalidad. Este punto del proyecto original de Ganemos está recogido textualmente en la propuesta que ha dado a conocer el PP. Supone que podrán aceptar limosna, pero no pedirla. De hecho, Ganemos proponía originalmente que pudieran hacerlo con un cartel.

 

 

NO MÁS DE 85 DECIBELIOS

 

Según la propuesta de Ganemos, cuando se utilicen amplificadores, altavoces o música pregrabada no podrán tener una emisión acústica superior a 85 decibelios, medidos a 5 metros de distancia, siendo esta regulación específica, jerárquicamente superior a la ordenanza de ruidos. En este aspecto, la propuesta del PP no recoge número de decibelios exacto, pero sí que habrá un máximo; y asegura que no se permitirá tocar con amplificadores, algo que sí se recogía en el 'original' y sobre lo que habrá debate.

 

En cuanto a los permisos, la propuesta de Ganemos, se daba el derecho a los músicos callejeros de disponer del escrito de comunicación o declaración responsable, vigente como mínimo siete días y un máximo de 21El equipo de Gobierno pretende exigir autorización previa para todas las actuaciones, algo que podría modificarse en la negociación; y habla de una solicitud previa con 10 días de antelación. En todo caso, el objetivo es que se gestione de manera ágil y que todo el que solicite pueda contar a tiempo con su permiso.

 

Las actuaciones se realizarán en espacios públicos suficientemente amplios, de forma que la interpretación no cause molestia al tránsito peatonal, a la clientela y personal de los establecimientos próximos y no impida la accesibilidad y movilidad urbana. Este apartado está también calcado del documento presentado en su día por Ganemos.

 

 

RÉGIMEN DE PERMISOS

 

Al margen de todo esto está también el régimen de permisos. La oposición quiere dejar atrás la indefinición actual, en la que no se conceden permisos porque el propio Ayuntamiento anima a no pedirlos, y en la que ser expulsado o no por parte de la Policía Local depende de cuestiones arbitrarias. Tampoco se quiere ir al otro extremo, en el que esté todo autorizado o excesivamente regulado, por lo que la nueva regulación no se hará en forma de ordenanza.

 

En todo caso, la regulación recoge el derecho de reunión como motivo para no tener que solicitar un permiso, lo que podría significar que en muchos casos bastará con comunicar la intención de tocar en la calle.

Noticias relacionadas