Los municipios afectados por el vaciado de Ricobayo, dispuestos a reclamar compensaciones económicas
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Los municipios afectados por el vaciado de Ricobayo, dispuestos a reclamar compensaciones económicas

Bajada de la cota de agua del embalse de Ricobayo, Zamora

La asociación que agrupa a municipios con centrales denuncia la evolución al alza de los precios de la energía paralelamente al vaciado del embalse zamorano en las últimas semanas.

La Federación de Asociaciones y Municipios con centrales hidroeléctricas y embalses está dispuesta a reclamara compensaciones por el vaciado del embalse de Ricobayo para generar electricidad, una práctica que consideran ha generado pérdidas económicas y un daño mediambiental por parte de la empresa que es titular del aprovechamiento para generar energía.

 

En un comunicado, esta asociación se suma a las quejas por la situación generada en las últimas semanas, cuando el embalse zamorano ha pasado de estar al 80% de su capacidad a poco más del 10%. La empresa energética Iberdrola ha procedido a usar ese caudal para generar electricidad en la central de Ricobayo, hecho que ha coincidido en el tiempo con los mayores precios históricos de la electricidad en el mercado mayorista. La empresa ha asegurado hacerlo para compensar la demanda energética cubierta con generación a partir de gas, la más cara en las últimas semanas.

 

FEMEMBALSES ha pedido a la CHD que colabore en la valoración de las pérdidas económicas y daños medioambientales generados por esta sobreexplotación del recurso hídrico y que les ayude en la reclamación a la empresa eléctrica para que compense a los afectados por esta “mala praxis” en la explotación del embalse. Desde el Gobierno, ya se ha anunciado que se investigará lo sucedido.

 

La asociación ha elaborado un informe en el que denuncia la evolución al alza de los precios de la energía que va paralela al vaciado del embalse zamorano en las últimas semanas. Con datos públicos de la CHD, la asociación evidencia que entre marzo y mayo, con el embalse a un triple de su capacidad actual, se turbinara un 20% menos de agua para producir electricidad que en el mes de julio y señala una circunstancia: entonces el precio de la energía en el mercado mayorista era mucho menor, cercano a la mitad.

 

De igual modo, solicita a la Confederación Hidrográfica del Duero, por un lado, a "que vele por que Iberdrola, empresa explotadora del aprovechamiento hidroeléctrico del embalse del Esla, actúe de acuerdo a las normas de explotación del propio embalse" y en consonancia con las necesidades del conjunto de agentes afectados por esta concesión, y "no únicamente por sus propios intereses económicos". 

 

Los efectos negativos

La organización lamentó el “paisaje desértico” que ha quedado, unas 5.000 hectáreas de terrenos afectados por la bajada del nivel de embalse, que afecta a la “degradación del paisaje y unas afecciones medioambientales que contribuyen negativamente a los usos de los recursos de los habitantes de estos municipios”.

 

“Los usos recreativos de las zonas de embalse se ven dañados puesto que, al disminuirse tanto la superficie inundada, muchas actividades acuáticas no se van a poder desarrollar. Esto tiene repercusiones negativas, tanto a nivel lúdico y recreativo, como a nivel económico en tanto que actividades derivadas del turismo asociado al embalse del Esla se van a tener que cancelar”, denunció la organización, que se refirió también al daño medioambiental, ya que se verán “mermados los hábitats acuáticos”.

 

Otro aspecto que consideró en el comunicado es el “riesgo que supone para los habitantes de los municipios dependientes del Embalse del Esla”. Por un lado, “se compromete la disponibilidad de agua de calidad pues, cuanto menor es el volumen de agua embalsada, mayor es la proporción de agua de 'embalse muerto' respecto al total”.

 

“Esta agua se caracteriza por tener mayor cantidad de sólidos en suspensión, como lodos diluidos, materia orgánica de arrastres en proceso de decantación que puede derivar en problemas de eutrofización. Incluso movilización de posibles contaminantes (como fertilizantes y pesticidas) fijados con los años en los sedimentos del fondo del embalse y que por esta situación se remuevan y vuelvan a ponerse en circulación”, advirtió Femembalses.