Los motivos para 'salvar' o no la Semana Santa (y el riesgo de repetir el error de Navidad)
Cyl dots mini

Los motivos para 'salvar' o no la Semana Santa (y el riesgo de repetir el error de Navidad)

A seis semanas vista del inicio de la Semana Santa, está claro que no habrá procesiones: podría abrirse la mano a alternativas, pero ir más allá podría suponer una cuarta ola.

La Junta de Castilla y León ha anunciado, en comunicación con las juntas de cofradías, que por segundo año consecutivo las tradicionales procesiones de Semana Santa no se pueden celebrar, al menos, no como los eventos multitudinarios a los que estamos acostumbrados. Eso ha supuesto la suspensión también del ciclo procesional en Salamanca, provincia a la que todavía le quedan, como al resto de Castilla y León, muchos días de restricciones (al menos otros 14 por delante) y para vaciar el Hospital. Pero, ¿hay motivos para esta suspensión? ¿Existe alguna otra alternativa? ¿Es prematuro? Estas son las claves.

 

Incidencia disparada, grandes restricciones

Con los datos sobre la mesa, las procesiones de Semana Santa no se pueden celebrar. Salamanca en su conjunto está por encima de los 1.000 casos por 100.000 habitantes a 14 días y tiene un largo camino por delante para volver a niveles aceptables. Y lo peor está en los hospitales, donde se lucha a brazo partido para intentar salvar vidas de enfermos. Esta situación viene acompañada de restricciones importantes: a día de hoy no se puede entrar ni salir de la provincia, ni de Castilla y León, para nada que no sea esencial, está cerrado el interior de hostelería (y en algunos sitios el cierre es total), las reuniones están limitadas a cuatro personas y en templos no se puede estar más de 25.

 

Calendario: 6 semanas de anticipo

El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Salamanca, Fernando Castaño, no se ha opuesto tajantemente a suspender las procesiones, pero sí le parece un poco prematuro tomar la decisión ahora. Después de afirmar que está "seguro" de que "si es posible" una Semana Santa presencial los cofrades estarán "listos", ha añadido: "Nos estamos adelantando mucho en lo peor, es tan malo adelantarse en lo bueno como en lo malo". Los actos de la Semana Santa no empiezan hasta el 25 de marzo y la situación puede cambiar mucho. ¿Suficiente para tener procesiones 'como siempre'? Parece difícil, pero...

 

Salvar la Semana Santa

El principal problema del 'concepto' es la experiencia de la Navidad. A principios de diciembre la segunda ola era historia y se empezó a hablar de relajar medidas. Se hizo porque los indicadores lo avalaban, pero con el temor a lo que después ha ocurrido: una ola mucho mayor por los contagios del contacto social y los viajes de las fechas navideñas. Muchos de los enfermos de Covid que hoy se debaten entre la vida y la muerte (909 fallecidos a nivel nacional este lunes) se han generado por 'salvar' la Navidad.

Así que la experiencia ha sido nefasta y, ante una previsible bajada de la incidencia, los contagios y, con suerte, de los enfermos en hospitales, abrir la mano (incluso con datos epidemiológicos favorables en la mano) podría significar repetir el error y abrir la puerta a una cuarta ola.

 

Alternativas para algunos actos

El componente de 'salvar' las procesiones en sí no existe. Desde la Junta de Cofradías de Salamanca la suspensión de los desfiles está asumida: así lo reconoce su presidente en una entrevista con TRIBUNA en la que respalda la decisión. La Junta de Castilla y León considera que como actos multitudinarios no se pueden celebrar, pero está por ver si hay espacio para modelos alternativos que permitan celebrar algunos actos.

 

"Podemos ir preparando cosas alternativas y conforme vayan los datos Covid semana a semana nos irán comunicando que se puede hacer y que no, pero hay que ser muy cautos y esperar la aprobación de la Junta y de las autoridades locales", asegura Francisco Hernández. Si la evolución es favorable, puede que se puedan celebrar algunos actos.

Noticias relacionadas