¿Los Mossos, unas estatuas más?