Los momentos más emotivos y bellos de la Semana Santa de Salamanca

Nuestra Señora de las Lágrimas
Ver album

Estas son solo algunas recomendaciones para disfrutar de la belleza de los desfiles procesionales de la Pasión salmantina. 

La Semana Santa salmantina es una de las celebraciones más importantes, siendo el principal acontecimiento de carácter religioso de la ciudad y este 2020 se ha suspendido debido a la pandemia de coronavirus. Es por ello, que hemos querido hacer un repaso de los momentos más bellos y emotivos que tienen lugar en Salamanca y su provincia. 

 

Declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional en 2003, tiene su origen en el año 1240, cuando los hermanos de la penitencia de Cristo realizaron la fundación del Hospital de la Santa Cruz en el Campo San Francisco. Aunque la primera cofradía no surge hasta el año 1506, la Cofradía de la Santa Cruz del Redentor y la Veracruz.

 

Cristo de los Doctrinos de la Vera Cruz 

 

Hay que remontarse al 1240 para hablar de los orígenes de la Semana Santa salmantina. Fue ese año cuando surgió una congregación de disciplina, 'Los hermanos de la Penitencia en Cristo' que fundaron una ermita con advocación de la Santa Cruz en el Campo de San Francisco. Más tarde, en el siglo XVI, se crea la cofradía de la Santa Cruz. En 1525 a esta cofradía se une la de la Purísima Concepción, adquiriendo su nombre actual de Ilustre Cofradía de la Santa Cruz del Redentor y la Purísima Concepción, su Madre, la Veracruz. Desde tiempos de Felipe II, gozó de un privilegio para desarrollar en exclusiva los actos de la pasión en la ciudad.

 

 

Un verdadero espectáculo para propios y extraños. Y es que las tallas barrocas de las cofradías de Salamanca presentan un gran valor artístico y estético. De hecho, la segunda mitad del siglo XVII y el siglo XVIII fue el momento de mayor esplendor de la imaginería procesional de Salamanca, tanto por cantidad de obras como por la calidad artística de las mismas.

 

Por eso, más allá del sentido religioso de esta celebración, las procesiones en las que se sacan por las calles figuras de impresionante belleza es algo que hay que ver, al menos, una vez en la vida. Su valor tiene que ver con la talla de los escultores de gran categoría y reconocimiento, entre los que sobresale con luz propia el vallisoletano Luis Salvador Carmona, autor de las dos obras cumbre en el patrimonio procesional: Jesús Flagelado y La Piedad.

 

Jesús Flagelado a las puertas de La Clerecía 

 

Antes en el tiempo, en la rica historia de la Vera Cruz habrá destacado la figura de Alejandro Carnicero, autor de algunos de sus conjuntos más emblemáticos y también Juan Alonso Villabrille y Ron, cuya autoría ha sido reivindicada en airosas composiciones barrocas como El Balcón de Pilato. En periodo barroco, también destaca el impresionante Jesús Nazareno de José de Lara Domínguez.

 

De autor desconocido  pero con una de las mayores devociones de la ciudad, destaca la talla de Jesús Rescatado, del siglo XVII. Devoción multitudinaria arropó durante siglos a Nuestra Señora de los Dolores de la Vera Cruz , obra de calidad equiparable a Nuestra Señora de las Angustias de Valladolid y cuya autoría está en revisión. Hoy, la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, de Mariano Benlliure, concentra la devoción mariana en la ciudad.

 

La Semana Santa de Salamanca cuenta con un escenario único; La piedra de Villamayor es el telón de fondo, donde se reflejan las sombras de las cruces, las coronas o los capirotes. La magia del día y su luz, y de la noche, con su oscuridad y sosiego. Un total de 18 cofradías recrean la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Hermandades con más de 500 años de historia, como la decana Vera Cruz.

 

Los pasos procesionales

En Salamanca la mayoría de los pasos procesionales son portados a hombros de los hermanos. En los últimos años se ha introducido también la presencia del costal, modo de carga de Nuestro Padre Jesús Despojado y María Santísima de la Caridad y del Consuelo y este año saldrá también a costal Nuestro Padre Jesús de la Redención. Los mayores turnos de carga se concentran en la Hermandad de Amor y Paz, con casi un centenar de hermanas portando a María Nuestra Madre, mientras que la imagen del Cristo de la Luz y Nuestra Señora de la Sabiduría la portan apenas una veintena de hermanos. Precisamente, éste, en su sobriedad, es uno de los pasos más ricos, realizado íntegramente en madera de nogal. Además podemos encontrar doradas, de forja y de orfebrería. Las más antiguas son la de la Virgen de las Angustias (1923), la de la Dolorosa de Montagut (1926) y la de la Dolorosa de la Vera Cruz (1926).

 

Durante la crisis de los años 70, la mayoría de los pasos fueron llevados a ruedas. Hoy son una minoría, aunque persisten con este sistema algunos conjuntos de la procesión del Viernes Santo de la Vera Cruz.

 

Palios con influencia andaluza

En cuanto a los pasos de palio, existen dos de ellos. Realizados en metal repujado con ciertas influencias andaluzas. Uno de ellos es el paso de Nuestra Señora de la Soledad, que sigue el modelo de los tronos malagueños, con varales colocados por fuera y cabeceras ricamente talladas y arbotantes en las cuatro esquinas de cada paso. El palio de mayor riqueza es el de Nuestra Señora de la Esperanza, sigue los patrones sevillanos, con la diferencia de que va cargado sobre ambos hombros. Sí mantiene la forma a costal 'El sueño azul', el palio de María de la Caridad y del Consuelo.

 

Virgen de la Soledad a las puertas de la Catedral 

 

Las procesiones

Procesiones que comienzan con el Vía Matris del Viernes de Dolores y  terminan con el Encuentro de Jesús Resucitado y su Madre en la plaza de Anaya, el Domingo de Resurrección. 22 desfiles procesionales a los que se suman el Acto del Descendimiento en la tarde del Viernes Santo. Miles de cofrades que visten su hábito, portan un cirio o cargan un paso por las calles de una ciudad donde queda impregnado el olor a incienso durante los días Santos. Dentro del recorrido destacan algunas calles, como Compañía, Tentenecio, Libreros o Tostado, por donde se viven estampas únicas de la Pasión salmantina. Algunas hermandades también pasan por el corazón de la ciudad, su Plaza Mayor, o frente a la fachada de la  Universidad de Salamanca, con más de ocho siglos de existencia.

 

La Semana Santa es su escenario, sus cofrades y sus imágenes, la más antigua es la del Cristo de la Agonía Redentora, de 1525, o tallas de imagineros que pasaron a la historia entre los grandes, como Salvador Carmona, Alejandro Carnicero o Mariano Benlliure, entre otros. La música cofrade eso otro de sus atractivos:  marca el paso de una gran parte de las marchas penitenciales, aunque no de todas; el Lunes Santo es de silencio, una procesión en la que tan solo se escucharán las gruesas cadenas que llevan en sus tobillos varios penitentes. Días para despertar algunos de los sentidos, para ver, oler, sentir y escuchar la Semana Santa de carácter internacional en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

 

Semana Santa en la provincia 

Si decides visitar Salamanca, además de acudir a las procesiones de la capital, debes hacer una excursión obligada por la provincia. Sus pueblos están llenos de encanto, y si a ello le añades sus pasos de gran antigüedad y valor cruzando las estrechas callejuelas, a buen seguro no lo olvidarás jamás. 

 

Durante la Semana Santa, el municipio de Ciudad Rodrigo se convierte en un escenario extraordinario para las procesiones, que se llevan a cabo desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección. Durante los diez días que dura la celebración de la Semana Santa en Ciudad Rodrigo se sacan 12 procesiones organizadas por 7 cofradías distintas.

 

Destaca también 'La Charrada', declarada Fiesta de Interés Turístico de Castilla y León, que tiene lugar cada año o Sábado de Gloria. Una costumbre que consiste en una multitudinaria puesta en escena del baile típico salmantino. 

 

La Semana Santa de Béjar posee una larga tradición histórica, ya que lleva celebrándose desde hace más de seis siglos. La celebración empieza el Viernes de Dolores con el Vía Crucis de la Antigua, pero el día más importante es el Viernes Santo, cuando sale la Procesión General del Santo Entierro, de la que forman parte nada menos que seis tronos que recrean distintas escenas de la Pasión de Cristo, desde el Huerto de los Olivos hasta el Sepulcro.

 

También es especial la de La Alberca, al igual que en todos los pueblos de España, comienza el Domingo de Ramos con la bendición de los ramos en la Plaza Mayor de la localidad. No obstante, los días más importantes son el Jueves y el Viernes Santo. Son los días que sale a la calle ‘El Juíta’, un estrambótico personaje, que satiriza, cigarro incluido, a los falsos conversos de la villa

 

El Viernes Santo es el día más esperado, cuando se llevan a cabo la mayor parte de los actos más significativos de las fiestas y salen la mayoría de los pasos. El Sábado Santo a las 12 de la noche se organiza el Encuentro de la Virgen de la Asunción en la Plaza Mayor. Esta Virgen es la patrona de La Alberca. Sale acompañada también del trono del Cristo Resucitado.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: