Los millones de las cuentas pendientes con Salamanca del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez

El nuevo escudo constitucional del edificio de la Audiencia Provincial de Salamanca.

La autovía A-62 o contratos ferroviarios han salido de la lista de pendientes, pero la administración central mantiene en lista muchos proyectos eternos de Salamanca.

Este 7 de enero Pedro Sánchez será investido presidente del Gobierno, siempre y cuando el escaso margen con el que cuenta el candidato socialista (solo un voto más obtuvo en la primera votación) no acabe produciendo un resultado invesperado. El previsible nuevo jefe del Ejecutivo tiene pensado formar equipo inmediatamente y ponerse manos a la obra con los nuevos presupuestos, pero todavía tiene tareas pendientes de los últimos presupuestos aprobados, los de 2018.

 

En ese grupo de tareas pendientes hay varias para Salamanca, aunque en los últimos meses la cuenta se ha ido reduciendo. La licitación de las obras para adaptar la altura de las estructuras de electrificación (que obligará a derruir el andén del apeadero de La Alamedilla y otras estructuras) y de la obra para suprimir los pasos a nivel de Gomecello han sido los últimos avances en materia ferroviaria y el pequeño tramo de autovía A-62 inaugurado lo es en materia de carreteras. Los último anuncios estuvieron separados por unas pocas horas y llegaron en el último día antes del inicio de la campaña electoral para el 10-N. Pero hay cosas pendientes.

 

Conexión autovías Buenos Aires

Es el lugar donde confluyen varias carreteras que, además, tiene tráficos muy diferentes, y también velocidades de circulación muy diferentes. El resultado, un punto negro de la circulación en Salamanca desde hace años por la densidad y peligrosidad. La nueva conexión de autovías que evite la rotonda de Buenos Aires es imprescindible, pero hace años que está en espera. Se demoró por la falta de avances en proyectos, trámites y permisos con el último gobierno del PP. Y ahora se está complicando por la presencia de unas pinturas rupestres que va a obligar a buscar alternativas. Depende del Estado.

 

Autovía A-62

El último tramo de la carretera que acaba en la frontera con Portugal, y que está sin convertir al completo en autovía, está en Salamanca. Las obras están terminadas y se ha puesto en servicio un tramo, pero el lado portugués no está hecho y hay que esperar para ponerla en servicio. Es responsabilidad del Estado y de diversos gobiernos que han pasado, de varios colores políticos. En el futuro se tiene que hacer también un área de descanso.

 

Acceso Norte de Salamanca

El desdoblamiento del acceso Norte de Salamanca, la carretera del Helmántico, lleva en proyecto desde hace años, pero parece que está en el aire. En 2017 tuvo una partida simbóica y en 2018 y 2019 se dotaron partidas presupuestarias reales (un millón de euros) que nunca se ejecutaron, y no se ha vuelto a saber nada. Lo último que dijo el anterior gobierno del PP, que se supedita la obra a la redacción de un nuevo proyecto de construcción que se limitaría a firme, señalización y balizamiento. Al menos, el ayuntamiento ha hecho una senda peatonal y carril bici.

 

Electrificación de la línea férrea

Ha sido la gran apuesta presupuestaria de los últimos años, pero el planteamiento de su desarrollo depende de algunas decisiones discutibles como dejar para lo último la construcción de instalaciones para dar tensión a la línea, y sin las que no podrá funcionar en versión eléctrica. Se ha avanzado con el contrato para arreglar varios pasos por Salamanca y derruir el apeadero de La Alamedilla para dar altura necesaria para las catenarias, pero faltan grandes inversiones.

 

Reforma de la Audiencia Provincial

Planteada desde 2011, se ha licitado este pasado año 2019 por 1,2 millones de euros (y otros 380.000 euros para el proyecto) pero está sin ejecutar. La obra no se hizo porque el anterior Gobierno no contrató el proyecto ni buscó una sede a la que trasladarla mientras duraran las obras. Al menos ya se ha retirado el escudo franquista de la fachada.

 

Juzgados de Vitigudino

El presupuesto es de 1,5 millones de euros y durante años hubo consignación presupuestaria, pero no se llegó a gastar el dinero. El contrato de Vitigudino está adjudicado desde mayo. También se ejecutó muy poco de lo previsto para arreglos en los juzgados de Béjar y Ciudad Rodrigo.

 

Memoria Histórica en Tejares

Desde 2014 se conoce el proyecto de una tercera sede para el Centro de la Memoria Histórica. Estará en Tejares y su presupuesto es de 7 millones de euros. No ha dado ni un paso en todo este tiempo de bloqueo. Durante años el ejecutivo del PP no se gastó ni euro y ahora el Gobierno del PSOE ha tenido que pedir cinco años más de prórroga para hacerlo.

 

Regadío de La Armuña

Proyecto prioritario desde 2015, al menos está terminada su primera fase en la que el Gobierno central invirtió 41 millones de euros. Falta la parte de la obra que corresponde a la Junta de Castilla y León.

 

Tercera sede del Centro de la Memoria

La que debía ser la tercera sede del Centro de la Memoria se ha convertido en un proyecto estancado durante 2017. Según los planes del Gobierno y los presupuestos, está previsto construir un nuevo edificio en Tejares para servir de archivo de los documentos que custodiará el centro. Sin embargo, no se ha invertido ni un solo euro desde entonces.