Los médicos salvan la vida de Miguel García sobre el campo tras sufrir un infarto

El jugador de la Unión Deportiva Salamanca Miguel García se recupera en el hospital Clínico de manera favorable del infarto de miocardio que sufrió ayer durante la disputa del encuentro entre el equipo salmantino y el Real Betis. La tragedia sobrevoló el estadio Helmántico a partir del minuto 59 de partido, cuando Miguel cayó fulminado sobre el césped con un síncope fruto de una parada cardiorrespiratoria.
Teresa Sánchez

Fueron los cuatro minutos más largos, para la mayoría eternos, que se recuerdan en la historia del club charro porque durante ese tiempo se temió, y mucho, por la vida del centrocampista albaceteño al que los médicos de Unión Deportiva Salamanca y Real Betis, ayudados por los efectivos de la Cruz Roja, tuvieron que reanimar por dos veces, la segunda de ellas echando mano de un desfibrilador.

Los hechos se precipitaron sin que nadie se apercibiera de que Miguel tuviera algún problema previo. De hecho el jugador de la UDS aprovechaba que un rival del Betis era atendido tras una falta para atarse los cordones de su bota derecha y dialogar con Yuste. Fue al levantarse cuando se trastabilló por primera vez y dio la sensación de querer dirigirse hacia el banquillo. Justo entonces cayó fulminado. Inmediatamente Héctor y Marcos Márquez se acercaron hasta él y empezaron a reclamar con urgencia la presencia de los sanitarios. Instantes de angustia, caras desencajadas entre sus compañeros, manos que se iban a las cabezas y lágrimas que afloraban en varios jugadores y hacían temer lo peor. Finalmente los doctores consiguieron sacarle de la parada y fue trasladado al hospital donde inmediatemente después de su ingreso comenzaron a hacérsele varias pruebas. Primero un electrocardiograma y, por la tarde, un cateterismo que confirmó que había sufrido un infarto de miocardio. Posteriormente, el jugador regresó a la Unidad de Cuidados Intensivos, lugar en el que se le colocó un stent –aparato metálico que refuerza las paredes de las arterias coronarias–, y allí permanecerá 24 horas. Si su evolución es favorable, hoy abandonará la UCI y pasará a planta.