Los médicos le 'toman el pulso' a la calle