Los mamógrafos de Amancio Ortega: "El hospital ha conseguido más precisión a la hora de detectar un cáncer"
Cyl dots mini

Los mamógrafos de Amancio Ortega: "El hospital ha conseguido más precisión a la hora de detectar un cáncer"

Pablo Luis Gómez, jefe de sección de la Unidad del Servicio de Radiofísica del hospital, muestra cómo funcionan y qué aportan los mamógrafos donados por la Fundación Amancio Ortega a la sanidad salmantina. 

Pablo Luis Gómez, jefe de sección de la Unidad del Servicio de Radiofísica del hospital (Foto: T. Navarro)

El cáncer de mama sigue siendo una de las palabras malditas de la sociedad, el concepto que nunca se quiere oír y la situación que desmorona por completo la vida de propios y extraños. Desde el pasado abril de 2018 en el Complejo asistencial de Salamanca trabajan intensamente con los tres mamógrafos donados por la Fundación Amancio Ortega, en un gesto altruista del magnate textil con los equipamientos sanitarios de la comunidad autónoma.

 

El uso de estos equipos en programas de cribado precoz detecta un 40 % más de tumores de mama y un 27 % en el caso de tumores invasivos in situ;  asimismo reducen los falsos positivos en un 15 %; y permite, a través de la gran precisión de extereotaxia, la realización de biopsias directamente en las unidades mamográficas hospitalarias.

 

Buen momento para descubrirlos, una vez que están instalados y funcionan a pleno rendimiento. Pablo Luis Gómez, jefe de sección de la Unidad del Servicio de Radiofísica del hospital, hace de anfitrión, y muestra todas las posibilidades de estos mamógrafos. 

 

Todos los equipos en total 21 que se adquirieron gracias a la  donación de  la Fundación son puramente digitales, lo que supone un avance con respecto a los anteriores en cuanto a "precisión e integración", asegura. Las nuevas joyas de la corona tienen tomosíntesis, lo que permite obtener "planos de la mama", En el hospital además contamos con un  mamógrafo que permite realizar biopsias utilizando lo que se conoce como mesa prona en donde la mujer permance encima de una camilla boca abajo para que el proceso sea más comodo y más preciso.

 

-¿Cómo se repartieron los equipos en Castilla y León? 

-" Cuando se hizo la estrategia de reparto de los equipos de mamografía se hizo una valoración de cómo estaba el estado en todo Castilla y León. La previsión inicial dependía de las tecnologías con las que contaba cada hospital". 

 

-¿Cuántos se quedaron en Salamanca?

-"Tenemos cuatro, en Salamanca ya teníamos un equipo digital y pensamos que era todavía aprovechable, entonces, solo adquirimos tres, todos ellos con tomosíntesis. Dos se han instalado en este Hospital y otro en el Hospital Virgen del Castañar de Béjar El equipo 2D que teníamos se ha instalado en el Centro de Salud San Juan donde se realiza  el cribado"

 

-¿Cómo ha mejorado la atención desde que se instalaron estos aparatos?

-"La capacidad de resolución y contraste es mucho mayor... Uno de los equipos adquiridos, por ejemplo,  nos permite inyectar contraste mientras se toman las imágenes, con lo cual, podemos restar la necesidad de hacer resonancias electromagnéticas". 

 

-¿Qué se logra con la tomosínteis?

-"La capacidad de reducir el número de falsos positivos y negativos. Ver la imagen en cortes milimétricos nos permite descartar errores que se pueden cometer en el diagnóstico, a veces, lo que te parece una lesión no lo es y viceversa. La mamografía es la disciplina más compleja porque requiere ver contraste radiológico allí donde no lo hay. Por eso, todos los esfuerzos de la mamografía nunca son suficientes, lo que ves no siempre sabes si es patológico o no, lo que se intenta es cada vez tener una precisión mayor". 

 

 

-¿Hay más equipos en la provincia?

-"En total disponemos de cinco, más el que realiza esterorotaxia con mesa prona; tenemos uno en Béjar sin biopsia,  otro en el Centro de Salud de San Juan –Unidad de Cribado- y en Ciudad Rodrigo hay uno pero con menor actividad". 

 

-¿Se ha aligerado la lista de espera gracias a estos mamógrafos?

-"Tenemos mamógrafos con excelentes prestaciones, puede haberse aligerado pero la lista de espera aquí no es exagerada. Cuando hay una lesión, hay que correr, otra cosa son las revisiones. Lo que se intenta obtener es una calidad de imagen superior, más que ser rápidos. Lo que se pretende es averiguar donde hay un cáncer". 

 

-¿Cuál es la realidad de las mamografías?

-"Por un lado se intenta hacer un cribado en mujeres sanas para descubrir en un cinco por mil de ellas que tienen una patología que cuanto antes se coja, antes puede abordarse. Y por otro lado, está el diagnóstico para personas que por antecedentes o porque tienen una lesión o una sospecha, cierta, pasan a diagnóstico". 

 

-¿A qué edad se recomienda hacerse una mamografía?

-"A partir de 45 años, el programa recoge que la mujer debe realizar una mamografía cada dos años. Lo fundamental es diagnosticarlo antes de que clínicamente se detecte". 

 

 

-¿Cuántas pruebas realizan al día?

-"Se hacen por turno de trabajo... unas 14-16 paciente por radiólogo, no se aconseja que se hagan más por radiólogo, hay que mirar muchas pantallas y eso cansa bastante. En cambio en cribado, es más rápido, unas 70 al día".

 

-¿Con cuántos radiólogos cuenta el hospital?

-"Ahora mismo, el Complejo Asistencial, cuenta con cuatro especialistas en diagnóstico de la mama".