Los ladridos de un perro superan en 16,1 decibelios el nivel permitido con una sanción de 300 euros

Los hechos tuvieron lugar el pasado 30 de septiembre en una vivienda de la Plaza de Fuente Clara en Salamanca.

Y una vez más, los insoportables ladridos de un perro le han costado a su dueña 300 euros de multa, como consecuencia de la superación, en 16,1 decibelios, del nivel permitido por la Ordenanza Municipal para la Protección del Medio Ambiente contra la Emisión de Ruidos y Vibraciones de Salamanca. 

 

Así consta en la denuncia correspondiente, por unos hechos que tuvieron lugar a las 03.43 horas del pasado 30 de septiembre. Así reza la sanción:

 

"Los Servicios Técnicos Municipales han elevado a esta Alcaldía el Informe emitido por el Jefe de la Sección de Calidad Ambiental y el Director de Área de Medio Ambiente con fecha 9 de Octubre de 2.017 en relación con el Acta de Inspección realizada con fecha 30 de Septiembre de 2.017, a las 03:43 horas, dejando constancia de las molestias originadas por el ruido de ladridos de perro, procedente de la vivienda sita en la Plaza de Fuente Clara nº 16-17, de esta ciudad, que suponen la superación en 16,1 decibelios de los niveles máximos admisibles de ruido, circunstancia imputable a E.M.A.M. como titular del mismo, que pudiera suponer la comisión de una infracción de carácter muy grave contemplada en la Ordenanza Municipal para la Protección del Medio Ambiente contra la Emisión de Ruidos y Vibraciones, consistente en superar los niveles máximos admisibles de ruido a partir de ocho decibelios (8 dB) tanto en emisión como en inmisión, infracción que podría ser sancionada con multa de hasta 3.000 euros, según contemplan los artículos 36.3.a y 38.1.c de la referida Ordenanza Municipal".