Los ladridos de un perro le cuestan 300 euros a su dueña por superar el nivel permitido en 27,3 decibelios

La Policía Local de Salamanca ha sancionado con 300 euros a dos mujeres por el ladrido de sus perros, que ha superado en 24 y 27,3 decibelios el nivel permitido. 

Los ladridos nocturnos de un perro le han costado caro a dos mujeres, por el hecho de haber superado el nivel permitido en 24 y 27,3 decibelios, cuando éste es de 8.

 

Al menos eso es lo que revelan las denuncias interpuestas por parte de la Policía Local de Salamanca, que revelan el incumplimiento de la Ordenanza de Ruidos y Medio Ambiente.

 

En el primer de los casos, el suceso tuvo lugar el 29 de octubre a las 01.35 horas en una vivienda ubicada en el número 15-19 de la calle Muñoz Torrero, siendo sancionada M. P. M. I., por incumplir la ordenanza que marca el límite en 8 decibelios, mientras que los ladridos del perro superaron este índice en 24 decibelios. La sanción final fue de 300 euros.

 

El segundo de los casos, tuvo lugar el pasado 1 de octubre a las 22.36 horas, en una vivienda ubicada en el número 6 de la calle Petunias de la capital, en esta ocasión por superar el nivel permitido en 27,3 decibelios, con una sanción también de 300 euros, según la denuncia pertinente.