"Los jóvenes todavía mantienen algunas falsas creencias y mitos asociados a las agresiones sexuales"
Cyl dots mini

"Los jóvenes todavía mantienen algunas falsas creencias y mitos asociados a las agresiones sexuales"

El Grupo de investigación sobre Sexualidad y Relaciones Interpersonales de la Universidad de Salamanca estudia un campo complejo, el de las relaciones humanas, en el que tienen mucho que decir.

Grupo de investigación sobre Sexualidad y Relaciones Interpersonales de la USAL

Estudiar la sexualidad, las relaciones interpersonales, el desarrollo sexual de todos los colectivos, la educación sexual y la prevención de la violencia y de la coerción sexual son algunos de los objetivos del Grupo de investigación sobre Sexualidad y Relaciones Interpersonales de la Universidad de Salamanca. Un equipo multidisciplinar formado por seis investigadores que trabajan para ayudar a la sociedad a comprender un asunto complejo, el de las relaciones humanas, y ofrecer, a la vez, un servicio de asesoramiento a los miembros de la comunidad universitaria.

 

- ¿Cuál es el objetivo de este grupo de investigación?

Nuestro grupo de investigación tiene como objetivos fundamentales el estudio de la sexualidad, la afectividad, las relaciones interpersonales y el desarrollo sexual, afectivo y social en la infancia y especialmente en la adolescencia y la adultez emergente; la sexualidad en grupos minoritarios: personas con discapacidad intelectual, presos y personas transexuales; la intervención para la promoción del bienestar afectivo-sexual, la educación sexual, la prevención de la violencia y la coerción sexual. Por otro lado, y de forma complementaria, ofrecemos y prestamos diferentes servicios gratuitos a la comunidad, tanto de asesoramiento, como de atención psicológica, en temas relacionados con la sexualidad y/o las relaciones de pareja.

 

- ¿Cómo surgió la idea y en qué proyectos trabaja actualmente?

En el plan de estudios, de la Licenciatura de Psicología de 1979, gracias al tesón y el esfuerzo del profesor Félix López Sánchez, por primera vez en la Universidad Española se incluyó una asignatura de Psicología de la Sexualidad. Poco después se puso en marcha un programa de doctorado, inicialmente denominado Sexualidad, Pareja y Familia que pasó a ser doctorado en Sexualidad y Relaciones Interpersonales. Desde entonces viene desarrollándose una importante actividad investigadora en ese campo. El actual GIR se crea en el momento en el que la Universidad se propone crear los Grupos de Investigación Reconocidos, como forma de dar continuidad y al trabajo que se venía realizando desde hacía años. El último proyecto en el que estamos trabajando implica el desarrollo y la implementación de un programa para prevenir la coerción sexual en adolescentes. En realidad, habíamos terminado de diseñarlo y se había comenzado a implementar en varios Centros de Educación Secundaria. Desgraciadamente, la pandemia y el confinamiento al que nos vimos abocados impidió la posibilidad de finalizar el trabajo iniciado. En el momento actual estamos intentando introducir mejoras en algunos de los aspectos del programa y esperamos poder ponerlo en marcha en el curso venidero. Nuestra intención, como ya lo era antes, es evaluar la posible eficacia de la intervención en la prevención de la coerción sexual.

 

Consideramos fundamental seguir trabajando en la prevención de estos comportamientos y que los jóvenes comiencen a plantearse la importancia de mantener relaciones sexuales buscando el placer compartido

 

 - ¿Son los jóvenes conscientes de la importancia de la prevención de las agresiones sexuales?

Podríamos decir que en los últimos años, debido al impacto mediático de algunos casos de agresión sexual, se ha incrementado la visibilidad de este problema y creemos que los jóvenes están más concienciados en relación con este problema, así como más sensibilizados con las víctimas. Sin embargo, también creemos que los jóvenes todavía mantienen algunas falsas creencias y mitos asociados a las agresiones sexuales que ponen de manifiesto el gran desconocimiento que existe sobre las mismas. Estos mitos son el resultado de la falta de educación sexual en nuestro sistema educativo. Es por ello necesario seguir reivindicando y defendiendo el derecho a que la educación sexual se imparta en las aulas dentro del horario lectivo y en los distintos niveles educativos. Asimismo, consideramos fundamental seguir trabajando en la prevención de estos comportamientos y que los jóvenes comiencen a plantearse la importancia de mantener relaciones sexuales buscando el placer compartido y preocupándose no sólo por el bienestar y el disfrute propios, sino por el de su pareja o parejas sexuales.

 

- ¿Tienen los jóvenes de la USAL y de España salud afectivo-sexual? ¿Qué hace falta para mejorarla?

Lamentablemente, no disponemos de suficientes estudios que nos permitan responder con exactitud sobre la situación actual en los jóvenes de la USAL. No obstante, de algunos informes podemos extraer algunas conclusiones que podemos considerar preocupantes, ya que nos muestran un gran desconocimiento sobre algunos aspectos de la sexualidad relacionados con la prevención de riesgos sexuales, la ética en las relaciones afectivas y sexuales, el respeto y aceptación de las minorías sexuales (diversidades sexuales, la sexualidad en personas con diversidad funcional, en la vejez, etc.), así como de la instrumentalización que hacen de la sexualidad muchos agentes sociales y la posible respuesta a los mismos. Por otra parte, tampoco creemos que los jóvenes de la USAL puedan diferir de los jóvenes universitarios de otros lugares, por lo que esas conclusiones podemos generalizarlas también.

 

 - ¿Es necesaria la educación sexual en colegios, institutos y universidades?

La necesidad de la educación sexual en el sistema educativo es un tema que venimos planteando de manera recurrente. Este tipo de educación formal es imprescindible para garantizar una formación integral, basada en el conocimiento técnico y científico que aportan los profesionales. Además, con ella se contrarresta la información negativa o errónea proveniente de otras fuentes como pueden ser los iguales o internet. Por último, si a todo esto añadimos que para muchos padres y madres les resulta difícil transmitir una adecuada educación sexual a sus hijos (por desconocimiento, por falta de habilidades, por actitudes negativas, etc.), la institución educativa es la única alternativa disponible para superar esas carencias. Con la nueva ley educativa se abren nuevas oportunidades para la educación sexual. Confiemos que esta ocasión sea la definitiva, aunque para ello haya que superar muchas barreras y dificultades. En cuanto a la universidad, ha habido momentos en los que se ha ofrecido a los estudiantes alguna formación en este campo, así como un servicio de asistencia y asesoramiento personalizado en materia de sexualidad. El Servicio de Asuntos Sociales ha venido desempeñando esta función.

 

- ¿Han cambiado los jóvenes la forma en la que viven sus relaciones de pareja y sexuales en los últimos años?

Lo cierto es que predomina una gran diversidad en la forma que adoptan estas relaciones, con lo cual no podemos describir un modelo único de relaciones. Sin embargo, los cambios sociales a los que hemos asistido recientemente, conllevan también cambios en las relaciones afectivas y sexuales de los jóvenes. En este sentido, el desarrollo vertiginoso de las nuevas tecnologías en los últimos años ha supuesto un enorme impacto en la forma de relacionarse y vivir sus experiencias afectivas y sexuales. Aunque son necesarias nuevas investigaciones para conocer el poder real de esta influencia, tenemos algunos datos que en general pueden ser preocupantes para el desarrollo de relaciones igualitarias, saludables y satisfactorias. Por ejemplo, el aumento de los roles de género más estereotipados (sexistas) pueden incrementar, a su vez, el grado de control sobre las chicas en las relaciones, las situaciones de coerción sexual, el acoso o la violencia sexual.

 

La necesidad de la educación sexual en el sistema educativo es un tema que venimos planteando de manera recurrente. Este tipo de educación formal es imprescindible para garantizar una formación integral

 

- ¿Cómo se previene la coerción sexual? ¿Y los comportamientos agresivos en la pareja?

La prevención de la coerción sexual y de la violencia en la pareja deben abordarse partiendo de una perspectiva más amplia de la promoción de la salud, el bienestar afectivo y sexual y las relaciones igualitarias. Los programas preventivos que habitualmente se llevan a cabo suelen ser intervenciones parciales, que no consideran los múltiples y complejos factores que motivan y mantienen la coerción y la violencia en las relaciones. Sin embargo, el abordaje de este problema debe ser amplio e implicar a distintos agentes y entidades sociales, tratando de generar cambios individuales, familiares, sociales, comunitarios, políticos y legales. Por otro lado, consideramos que las acciones preventivas deberían proporcionar a los adolescentes y jóvenes los conocimientos, habilidades, actitudes y valores necesarios para mantener relaciones satisfactorias y libres de coerción y violencia, y no limitarse a impartir conocimientos teóricos en una o dos sesiones. En la actualidad se están comenzando a plantear programas que utilizan un enfoque integral y que contemplan no sólo la prevención de la victimización y la agresión, sino el aprendizaje de conductas de ayuda que pueden poner en marcha los posibles espectadores de los comportamientos agresivos. Por último, si de verdad queremos acabar con estos comportamientos, lo deseable sería comenzar a educar en el respeto y el rechazo a cualquier tipo de violencia desde la infancia y no esperar a la adolescencia para intervenir.

 

Una relación ética que fomenta el bienestar es aquella en la que nunca se vulnera el consentimiento del otro, que busca el placer y el bienestar compartido, que es igualitaria y se basa en la honestidad y lealtad mutuas

 

 - ¿Se pueden prevenir sucesos como los ocurridos en los últimos días, por ejemplo, en Tenerife? ¿Cómo?

Siempre hemos de plantearnos que nuestra sociedad debe seguir trabajando para reducir las posibilidades de que este tipo de sucesos, tan duros y dolorosos, lleguen a producirse. Obviamente la tarea es muy compleja porque el comportamiento humano también lo es. Son muchos los factores implicados en un comportamiento como este, la cultura, la comunidad en la que se vive, la familia y los grupos en los que la persona se desarrolla y las características individuales. Todos estos factores interaccionan de forma compleja para dar lugar a un suceso tan terrible. Prevenir supone intervenir y provocar cambios en cada uno de estos niveles, reduciendo el impacto de los posibles factores de riesgo. Es, por tanto, una tarea de todos y una tarea que nadie debería dejar de asumir.

 

- ¿Cómo debe ser una relación de pareja saludable?

Es difícil definir qué es una relación de pareja saludable, pero es más sencillo hablar de las características que tiene una relación de este tipo. Una de las principales características es que dicha relación produce un estado de bienestar a las personas que forman la pareja, cuyas conductas son compatibles con la salud. En este sentido, toda relación de pareja que se caracterice por la existencia de una comunicación fluida, una negociación y una resolución de conflictos respetuosa, una distribución equilibrada del poder dentro de la relación, unos roles de género igualitarios, una alta seguridad emocional y una intimidad y vida sexual placentera fomentará el bienestar y la salud.

 

Por otro lado, las conductas sexuales que se comparten también generan bienestar y han de estar están exentas de riesgos asociados a la sexualidad como son las infecciones de transmisión sexual, los embarazos no deseados, la coerción sexual, la insatisfacción sexual y la falta de ética en las relaciones. Como plantea el profesor Félix López, una relación ética que fomenta el bienestar es aquella en la que nunca se vulnera el consentimiento del otro, que busca el placer y el bienestar compartido, que es igualitaria y se basa en la honestidad y lealtad mutuas, cuidando al otro (también su salud), respetando la diversidad y reconociendo el derecho del otro a vincularse y desvincularse en cualquier momento.

Comentarios

Señor de La Fuente 24/06/2021 10:00 #2
Pues si estas personas son los expertos, mal vamos en este país. En fin, dinero tirado a la basura.
SALMANTINO 24/06/2021 09:26 #1
Yo creo que nos estamos todos volviendo locos. Cuesta mucho pagar impuestos y pagarlos significa que las familias no pueden irse de vacaciones, llenar la nevera o comprarse una casa. Y las empresas no pueden crecer, ni invertir ni investigar, porque hacienda se lo lleva todo, y todo este esfuerzo merece similar esfuerzo para no tirar lo que pagamos y que se aplique a necesidades REALES¡¡¡

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: