Los impuestos que se pagan por tener coche en Salamanca: una factura de 750 euros al año
Cyl dots mini

Los impuestos que se pagan por tener coche en Salamanca: una factura de 750 euros al año

El impuesto de circulación, las tasas sobre seguro y carburantes, los peajes presentes y futuros...

Tener un vehículo cuesta dinero, y generalmente mucho. No sólo es la compra, uso y mantenimiento lo que hay que afrontar, sino que todo ello lleva una parte importante de impuestos. Según los últimos datos, cada conductor paga de media 1.068 euros al año en los diferentes tributos que afectan a los vehículos. Puede parecer mucho, sin embargo que España es el Estado de la Unión Europea que menos exprime tributariamente la propiedad de un vehículo.

 

En el caso de Salamanca, la 'factura' compuesta por los diferentes impuestos ronda los 750 euros contando con los costes fijos (como el seguro o los impuestos de circulación y matriculación) y los de uso como los carburantes o los peajes.

 

Impuesto de circulación: 143 euros

Es una de las partidas más abultadas de entre las que no tienen relación directa con la circulación real. En el caso de Salamanca, el impuesto destaca por ser uno de los más altos de las capitales de provincia: se mueve entre los 25 y 294 euros al año en función de la potencia fiscal. La tarifa más habitual, por el tipo de vehículos que circulan, supone pagar 67-143 euros por un turismo. Esto es lo que se paga por vehículo en la capital. Pero en función de donde paguemos, podemos ahorrar hasta 110 euros en algunos municipios con el impuesto más bajo.

 

Impuesto de matriculación

Se paga al adquirir un vehículo nuevo y ha cambiado este año, ya que se paga en función del nivel de emisiones de cada modelo y su medición es más exigente. Un turismo medio, de unos 18.000 euros, paga 800 en este impuesto.

 

Seguro: 40 euros

La prima de los seguros también tiene su impuesto. Ha subido del 6 al 8% este año. La prima media oscila entre los 340 euros de un seguro a terceros, los 400 de un terceros ampliado y sube hasta 1.500 para un todo riesgo, aunque depende de la edad de los conductores, tipo de vehículo... Con  una prima de 500 euros, en impuestos se van 40 euros al año.

 

Carburantes: hasta 350 euros al año

Una de las partidas más importantes y que más impuestos lleva. Aunque Salamanca tiene algunas de las gasolineras más baratas para repostar diésel de España, los carburantes van cargados de tasas. El 53% del precio de la sin plomo son impuestos y el 49% del diésel se va también en tasas. Así, para un coste de 7 euros a los 100 kilómetros en un coche de gasolina, 3,5 son impuestos: 350 euros para un uso de 10.000 kilómetros año. En el caso de un diésel, para un coste de 5 euros por cada 100 kilómetros, 2,5 son impuestos: 250 euros al año por hacer 10.000 kilómetros.

 

Carreteras

Por ahora, el único coste directo es el de los peajes, que han subido de precio para el trayecto que más afecta a los salmantinos, el de la autopista a Madrid. Este año subió un 1,69%, el doble que el resto de las autopistas estatales, hasta los cerca de 15 euros por trayectos.

 

Además, está el plan de cobrar peajes blandos por  usar carreteras y autovías gratuitas hasta ahora. A un coste de 2 y 4 céntimos, los 10.000 kilómetros le cuestan a un salmantino 200-400 euros.