Los hosteleros buscan ayuda para derrocar la nueva Ley Antitabaco

Primera acción. Los empresarios de este sector continuarán con la recogida de firmas. Máquinas. De momento, no se contempla apagarlas. Madrid. El objetivo es hacer una gran manifestación nacional
MONDRIÁN / D. R.

La lucha contra la nueva Ley Antitabaco que han emprendido los hosteleros de Ciudad Rodrigo como pioneros de la provincia, seguirá en las próximas semanas. Esta fue la principal conclusión de la reunión que mantuvo ayer una amplia representación de este sector en la sede de Afecir. En esa lucha, buscarán sumar apoyos.

Por un lado, con la recogida de firmas de los clientes que se oponen a la ley, y por otro, con la adhesión de otros establecimientos de la provincia a la causa. De momento, la principal opción de protesta es la recogida de firmas, que comenzó hace unos días. Según explicó el presidente de la Asociación, Juan Carlos Bejarano, sólo en su bar, en 10 días, ya se habían recogido 452 firmas únicas contrarias a la ley.

Además, en las próximas semanas los hosteleros de Miróbriga van a intentar sumar apoyos por la provincia. Así, Juan Carlos Bejarano ya ha mantenido contactos con algunos establecimientos de la capital que están dispuestos a movilizarse. A diferencia de la Asociación de Hostelería de Salamanca, la de Ciudad Rodrigo no está afiliada a la Federación Española de Hostelería (FEHR), que según Bejarano “como está subvencionada por el Gobierno, sólo ahora está empezando a moverse”.

Sobre la opción de apagar las máquinas de tabaco, en principio se descartó, porque sería quitarle otra posibilidad más al cliente, aunque las ventas hayan caído hasta un 80% en algún establecimiento. Eso sí, varios hosteleros manifestaron que cuando tengan que renovar el permiso para tener la máquina (es por 3 años y vale 180 euros), no lo harán. También se descartó la posibilidad de hacer huelga, porque sería perjudicial para los propios bares.

La forma de protesta que puede tener mayor repercusión es hacer una manifestación conjunta en Madrid. Al ser a nivel nacional, costará unas semanas llevarla a cabo, según Bejarano. El objetivo es que no sólo los hossteleros participen de la misma, sino todos los que se puedan ver afectados indirectamente por el menor tiempo que pasan los clientes en los bares, como los proveedores de los establecimientos o los dueños de las máquinas recreativas.

Bejarano mostró su optimismo en torno a las movilizaciones (llegó a apostar que “antes de agosto ha caído la ley”), y puso el ejemplo de Holanda, donde se ha suavizado la ley antitabaco de ese país, tras las quejas de hosteleros y ciudadanos. Pero lo que tiene claro es que “hay que moverse para que eso se produzca”, y olvidando la tendencia política, ya que “las protestas serían iguales con cualquier Gobierno”.

El encuentro de ayer sirvió además para que los hosteleros aclararan dudas en torno a situaciones que se planteen en sus negocios en torno a la ley, “que tiene aberturas por todos lados“, según Juan Carlos Bejarano. Por ejemplo, no es obligatorio retirar los ceniceros de las mesas de los bares, ya que no sólo están para recoger colillas.

En la reunión también se expresó la preocupación no sólo porque un cliente agreda al dueño del bar como ha ocurrido en Montehermoso (Cáceres), sino también porque dos clientes puedan llegar a discutir entre ellos por motivo del tabaco. En ese caso, se recomendó llamar directamente a la Policía.

Además, Bejarano explicó que las sanciones que se están imponiendo a bares de Andalucía y Levante, no se están realizando correctamente, ya que se sanciona únicamente al hostelero, y no al cliente que estaba fumando, por lo que no tendrán futuro administrativo. Sobre la cercanía del Carnaval, el presidente transmitió un mensaje de tranquilidad ante posibles visitas de inspectores; “con tanta gente vosotros no podéis controlar lo que fumen o no, que sean ellos los que lo hagan”.