Los Hispanos quieren sacar de su trono al 'ogro' danés
Cyl dots mini

Los Hispanos quieren sacar de su trono al 'ogro' danés

Los jugadores de Dinamarca celebran su victoria en los penaltis ante Egipto en los cuartos del Mundial de Balonmano 2021

España busca la tercera final mundialista de su historia ante la actual campeona

FICHA TÉCNICA.

--EQUIPOS.

ESPAÑA: Pérez de Vargas (P), Corrales (P), Hernández (P); Entrerríos, Sarmiento, Maqueda, A.Dujshebaev, Goñi, Cañellas, Morros, D.Dujshebaev, Solé, Gómez, Fernández, Ariño, Figueras, Guardiola y Marchán.

DINAMARCA: Landin (P), Moller (P), E.Nielsen (P); Jacobsen, Bramming, Jakobsen, Zachariassen, H.Jensen, Larsen, Hansen, Olsen, Andersson, N.Nielsen, Holm, Gidsen, S.Jensen, Christensen y B.Jakobsen.

--PABELLÓN: Cairo Stadium Hall.

--HORA: 20.30/Teledeporte.

La selección española masculina de balonmano buscará este viernes (20.30 horas/Teledeporte) alcanzar la tercera final de su historia en un Campeonato del Mundo, un objetivo que pasa por acabar ahora con la actual poseedora del trono mundial, una Dinamarca invicta y que ha arrollado a casi todos sus rivales, pero que acude con mucho desgaste tras su sufrido pase.

 

España ha logrado seguramente el primer objetivo con el que partió hacia Egipto ya hace dos semanas y que era el de meterse una vez más en la siempre cara lucha por las medallas. Después de hacerlo de forma consecutiva en los cinco últimos Europeos y de lograrlo a nivel mundial en 2013 y 2015, las dos últimas citas mundialistas se le habían resistido, cayendo en cuartos ante Croacia en 2017 y sin pasar la Ronda Principal en 2019.

 

Pero ahora, la actual doble campeona de Europa se ve preparada para asaltar de nuevo el trono mundial, después de un recorrido prácticamente inmaculado que sólo tiene como 'mancha' el empate inicial ante Brasil (29-29). Desde entonces, seis victorias consecutivas y convincentes, la última este miércoles ante Noruega por 31-26, que ha afianzado aún más al combinado de Jordi Ribera.

 

La selección española está rayando a buen nivel, con buenas prestaciones defensivas, respaldadas por el gran nivel de la portería que están ofreciendo tanto Gonzalo Pérez de Vargas como Rodrigo Corrales, pero también ofensivas, con todo el equipo aportando. Además, cuando ha habido momentos malos, ha sabido salvarlos con paciencia y la madurez de un bloque ya muy conjuntado.

 

España ya sabe lo que le espera ante Dinamarca, la única junto a Francia que ha sido capaz de ganar sus siete partidos, aunque para llegar a las semifinales tuvo que librar una auténtica 'batalla' ante la anfitriona Egipto, saldada a su favor por 39-38 en los penaltis y tras 80 minutos de juego, un 'extra' que le puede pasar factura ante la campeona de Europa, que tiene entre sus virtudes la capacidad de su técnico para repartir muy bien los minutos sin que se resienta en exceso el engranaje.

 

Y frescura es la que necesitará para aguantar la exigencia física que poseen los daneses, cuya defensa ha funcionado y ha permitido, a 60 minutos, como máximo 28 goles, cifra que alcanzaron Japón y Egipto, esta última la única que controló la ofensiva de la actual campeona, que hasta entonces había superado en todos sus partidos los 30 goles y ganado con amplias diferencias. Reducir esa cifra se antoja clave para aumentar las opciones.

 

HANSEN Y LANDIN SIGUEN SIENDO CLAVES

Mikkel Hansen, que está dosificando mejor su tiempo en pista, sigue siendo la gran amenaza desde fuera, junto al joven Mathias Gidsel, su máximo goleador (34), y el central Mads Mensah Larsen, mientras que también sobresale el extremo Emil Jakobsen, recuperado para la causa tras dar positivo por coronavirus y perderse varios partidos.

 

España, como hizo sobre todo en la primera parte ante los noruegos, otro equipo al que le gusta jugar a un ritmo frenético, debe evitar chocar contra el muro defensivo para no cometer pérdidas innecesarias como sí le pasó tras el descanso que den alas al letal contragolpe danés. La riqueza táctica mostrada durante todo el campeonato es su mejor aval ante un 6-0 tras el cual hay una portería también de mucha calidad con el ya conocido Niklas Landin, peligroso si se entona, y el blaugrana Kevin Moller.

 

Dinamarca es, sin duda, uno de los 'ogros' de la doble campeona del mundo en los últimos años, que siempre le ha costado batir a este rival. Sin embargo, mientras que en Europeos la ha sufrido, en Mundiales la estadística es mejor, con la contundente victoria en la final de 2013 del Palau Sant Jordi (35-19) o la de cuartos de dos años después con el gol de Joan Cañellas sobre la bocina (25-24).