Cyl dots mini

Los grabados rupestres de La Salud obligan a parar 'sine die' el proyecto para eliminar la rotonda de Buenos Aires

El Gobierno se ve obligado a volver a empezar con la tramitación ya que las dos soluciones planteadas afectarían al yacimiento arqueológico. El proyecto lleva casi tres años prometido y su última configuración no sirve.

El proyecto para eliminar uno de los puntos negros del tráfico en Salamanca, la rotonda de Buenos Aires en la que confluyen varios tramos de autovía y carretera, tendrá que esperar. Por ahora, el ministerio de Fomento tendrá que volver a empezar con todos los trámites desde el principio, lo que supone que cerca de tres años de trabajo se van 'a la basura' y, con ellos, la esperanza de ver solucionado pronto el problema de tráfico que supone esta conexión.

 

Como ya publicó TRIBUNA, el posible daño a unos grabados rupestres obligaba a replantear el proyecto para cambiar este nudo de autovías y carreteras. La solución adoptada, un nuevo puente de 189 metros y 39,5 millones de euros, con un trayecto elegido entre dos alternativas para evitar la presencia de un yacimiento rupestre, fue paralizado para buscar otra opción. El pasado mes de junio el ministerio decidía que había que elaborar un estudio de impacto completo sobre el proyecto para construir un nuevo viaducto. Eso dejaba en 'stand by' el proyecto a la espera de una decisión. Sin embargo, seis meses después las noticias son negativas.

 

Según una respuesta parlamentaria publicada este lunes a pregunta de diputados del PP, es necesario desarrollar un nuevo Estudio Informativo, cuya orden de estudio está en tramitación. Es decir, no basta con hacer una evaluación ambiental amplaida sobre el mismo estudio. Según explica la respuesta, para estudiar nuevas alternativas para la continuidad de la Red de Carreteras del Estado bajo un procedimiento de evaluación ambiental ordinaria, es necesario un nuevo estudio completo: hay que partir 'de cero' o casi.

 

Eso supone que este proyecto, largamente esperado, se demora un poco más. El diseño de una nueva conexión en el Oeste de Salamanca entre la A-62 y la A-66 permitiría dejar de 'bajar' el tráfico de estas dos autovías a nivel de una rotonda en la que confluyen varias conexiones. El alto volúmen de vehículos y la dificultad de la circulación han convertido este lugar en escenario habitual de accidentes, lo que llevó a plantear su eliminación.

 

Sin embargo, llevaba muchos años en trámite cuando, en febrero del año pasado, se hizo la luz con un proyecto que planteaba 'tirar' un viaducto para salvar el Tormes y unir las dos autovías sin llevar el tráfico a la rotonda de Buenos Aires. Se consiguió tras hacer el Gobierno del PSOE lo que el anterior del PP dejó sin hacer: impulsar todos los trámites pendientes. Fundamentalmente, la redacción del proyecto y su paso por la evaluación del impacto ambiental.

 

El proyecto para eliminar este punto negro de tráfico en la conexión entre la A-62 y la A-66 en el Oeste de la capital fue conocido hace un año. TRIBUNA publicó en febrero de 2019 sus principales característicasSe eligió entre dos opciones, la alternativa '0' y la '1', ambas con viaductores sobre el Tormes a la altura de la zona de La Salud; una de las opciones, la '0', era inviable por afectar directamente a los yacimientos arqueológicos. Se optó por la segunda, la '1', que se suponía libre de ese problema. Consiste en un nuevo viaducto de 189,5 metros, un puente pórtico híbrido de tres tramos con seis pasos inferiores y seis superiores: su coste, 39,5 millones de euros.

 

Esta fue la solución más cara y compleja de las dos planteadas para intentar salvar el escollo que, finalmente, ha 'tumbado' la propuesta, la presencia de grabados rupestres. Aunque los estudios previos ya planteaban el posible daño al yacimiento bajo el antiguo puente de La Salud, el ministerio de Transición Ecológica confirmó hace unos meses que llevar el viaducto por dónde se pretendía provocaría daños irreversibles al yacimiento. Eso forzó la decisión ministerial de pedir una evaluación ambiental completa y, a la postre, el archivo del estudio ya realizado para la elaboración de uno nuevo cuya orden de inicio está en preparación.

 

A los pies de los restos del antiguo puente aparecieron en 2013 tres sectores decorados con grabados rupuestres en los que se reconocen cuatro representaciones animales –dos caballos, una línea cérvico-dorsal y una posible cabra– y otros motivos no figurativos compuestos por líneas entrecruzadas. A pesar de su escasa cantidad, las características técnicas y formales reconocidas enlazan directamente la estación de La Salud con otros emplazamientos similares, como los sobradamente conocidos de Siega Verde y Foz Côa. De ahí que fueran protegidos.

 

Uno de los sectores es el denominado Abrigo de La Salud, y el trazado de una de las alternativas pasaría por encima del mismo con resultados desastrosos. Por eso, la afección ambiental en este aspecto se calificó como crítica en el estudio inicial para la nueva conexión, y se descartó. En su lugar se apostó por una alternativa que, supuestamente, dejaba a salvo el yacimiento al ir el trazado algo más lejos del antiguo puente y evitar el paso sobre los grabados. Sin embargo, esta también ha sido descartada y habrá que volver a empezar.