Los gamberros manchan con pintura blanca la puerta y parte de la entrada de la iglesia de San Marcos

La puerta de la iglesia de San Marcos, con los restos de pintura arrojada. Foto: F. Oliva

Los gamberros lanzan pintura a la puerta de la singular iglesia románica; las manchas llegan a parte del arco de acceso.

La iglesia de San Marcos ha sido objetivo esta noche de los vándalos. La puerta de la emblemática iglesia románica ha aparecido manchada de pintura blanca en una gamberrada que ha afectado también a las piedras más próximas de la entrada. 

 

El acto se ha producido durante la noche y ha afectado a la puerta, que ha quedado parcialmente manchada con pintura blanca; aparentemente, los vándalos habrían actuado por dos veces lanzando pintura y han dejado su 'sello' en la puerta. Además, también han quedado manchadas las piedras del arco de la puerta y su paso inferior.

 

La singular iglesia data del siglo XI o principios del XII y es una de las más características de la ciudad.  Ahora necesitará de una intervención para limpiar la pintura arrojada.