Los feriantes salmantinos regresan tras más de un año en el purgatorio: "Hemos tenido que seguir pagando sin tener ingresos"
Cyl dots mini

Los feriantes salmantinos regresan tras más de un año en el purgatorio: "Hemos tenido que seguir pagando sin tener ingresos"

Puesto de almendras en la Aldehuela

Los feriantes desplegarán sus atracciones del 7 al 26 de septiembre en el aparcamiento de La Aldehuela. Piden que la gente "no tenga miedo" ya que cuentan con fuertes medidas de seguridad. 

El Recinto Ferial de La Aldehuela, en Salamanca, ha recuperado las atracciones para que los niños y niñas puedan disfrutar de ellas y, sobre todo, para que los feriantes puedan trabajar tras casi dos años de parón debido a la irrupción de la pandemia Covid.

 

El Ayuntamiento les ha concedido el permiso para que instalen sus puestos en este espacio del 7 al 26 de septiembre. En Castilla y León hay hasta 2.500 familias que se dedican a este oficio que a lo largo de los años ha pasado de generación en generación. 

 

El año 2019 fue la última vez que Sonia y Ana Lerma, pusieron sus puestos. Son de una de las familias de feriantes charras más conocidas que nos cuentan su historia a escasos días del montaje. "Llevábamos casi dos años sin poder vender nuestros productos, sin poder trabajar…" y "seguimos pagando naves, seguros, autónomo" , lamentan.

 

Se sienten un sector olvidado por las administraciones y aseguran, estaban al límite, "la gente está pasando hambre". Sus hermanos Ángel y Ricardo poseeen dos atracciones, 'torito vacilón' y camas elásticas, "no hemos recibido ni una ayuda, hemos tenido que trabajar donde nos ha salido", dice Sonia. 

 

Recuerdan que es un ocio familiar y seguro, al aire libre y con normas sanitarias como la separación entre instalaciones, entradas y salidas diferenciadas, o desinfección periódica. "Tenemos gel hidroalcohólico, uso de mascarilla, se ha reducido el aforo para que no haya mucha aglomeración...", confirman. 

 

Su trabajo comienza en marzo y acabar por septiembre, "suele darte lo suficiente para vivir una familia media, pero hoy por hoy no podemos contabilizar las enormes pérdidas económicas que hemos tenido. Hemos seguido pagando sin tener ingresos". 

 

Sin duda, los salmantinos como el color y la música vuelven al recinto ferial. Los coches de choque volverán a circular, el tiovivo vestirá sus mejores galas, las camas elásticas rebotarán como nunca...

 

El sector vuelve con ganas y esperan ir remontando tras la hecatombe que han sufrido sus vidas. Sonia y Ana son las encargadas de endulzar la vida de los charros, sus puestos de almendras y algodón dulce ya calientan motores y, aunque están felices de volver al ruedo, son realistas: esta feria tampoco será normal.

 

 

Finalmente piden a los salmantinos que "no tengan miedo, están al aire libre y entre fuertes medidas de seguridad, lo hemos pasado muy mal y ahora sólo queremos que disfruten Trataremos de que la gente vea la feria como una diversión y no como un peligro". Poco a poco vamos viendo la luz al final del túnel.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Noticias relacionadas