Los examinadores de tráfico retoman su huelga y ponen en jaque a las autoescuelas salmantinas

Un vehículo de autoescuela a la puerta de la dirección provincial de Tráfico. Foto: De la Peña

La huelga de los examinadores regresa este lunes, y aunque no será indefinida, pone a las autoescuelas en una situación difícil tras las muhcas suspensiones de julio y el parón de agosto. Muchas se plantean ya regulaciones de empleo.

Las autoescuelas salmantinas se van a encontrar de nuevo este lunes con una realidad que les está complicando la existencia desde hace un par de meses y que amenaza con ser un problema empresarial y laboral. El motivo es que este día 4 de septiembre los examinadores de tráfico, los encargados de validar los nuevos carnés de conducir, vuelven a la huelga que ya ejercieron en julio y que en agosto tuvo una pequeña tregua.

 

La huelga no será, al menos, indefinida. A finales de agosto, y tras haber amenazado con un paro total a partir de septiembre, los representantes de los examinadores rebajaron su amenaza y dejaron la huelga sólo en parcial. Eso significa que no pararán toda la semana, sino lunes, martes y miércoles; los jueves y los viernes se examinará con normalidad. Eso sí, siempre y cuando se presenten los examinadores. En teoría, Tráfico tiene una plantilla de seis examinadores para Salamanca, pero con los turnos y las vacaciones no están todos. Está por ver cuántos tienen que trabajar este lunes y cuántos hacen huelga: si alguno decide trabajar se podrán celebrar algunos exámenes pero las autoescuelas sólo lo sabrán a partir de esta mañana a las 9.00 horas.

 

Dos vehículos de autoescuela en Salamanca. Foto: De la Peña

 

La situación es menos radical que la que se presentó en julio, pero las autoescuelas habían tenido la pequeña 'tregua' de agosto, cuando sí se examinó con normalidad... pero con el problema de que la Dirección Provincial de Tráfico cerró como todos los años del 7 al 18, cuando no se hicieron exámenes. A partir de entonces y hasta este lunes se ha podido examinar con cierta normalidad. Hay que recordar que los exámenes teóricos dependen directamente de Tráfico y se hacen sin problema y que el paro afecta a los exámenes teóricos, los que se hacen de conducción en los vehículos de las autoescuelas.

 

Eso ha permitido recuperar algo de retraso, pero el acumulado ronda las dos semanas sobre lo previsto y afecta a cerca de 1.200 alumnos que no han podido examinarse del carné de conducir en una época propicia para sacarse el permiso, el verano. Sin perspectivas de poder examinarse, las matrículas y el gasto en clases teóricas y prácticas han caído por la incertidumbre. Tras aguantar julio como se ha podido, autoescuelas consultadas aseguran que este mes de septiembre pueden verse obligadas a despidos y regulaciones de empleo si la situación no se regulariza.