Los esqueletos revelan su historia

Los restos humanos de la calle Espejo fueron cadáveres usados hace un siglo para prácticas forenses
E. S. C.

El solar de la calle Espejo ha desvelado su secreto. Casi tres semanas después de que se conociese la aparición de huesos humanos durante las obras de desescombro del terreno que albergará el futuro edificio de I+D+i de la Usal, el equipo de arqueólogos que trabaja en la zona ya conoce el origen de tan misterioso hallazgo. Los tres esqueletos descubiertos, que ya han sido retirados del lugar, corresponden a cadáveres que sirvieron a principios del pasado siglo para que los alumnos de Medicina de la Universidad de Salamanca realizaran prácticas anatómico-forenses en un edificio ubicado en esa zona y adscrito a la facultad .

Así lo han determinado los expertos tras constatar la falta de ajuar o elementos materiales asociados a los cadáveres (ropas, ornamentos u otros objetos) y después de analizar los estratos geológicos de los enterramientos donde aparecieron los esqueletos. Pero las arduas investigaciones han servido para conocer más detalles. “Se trataría de hombres de unos 40 años de edad, que fueron enterrados desnudos y no presentaban ninguna herida”, apunta a este periódico Elvira Sánchez, arqueóloga de la empresa Adobe Gestión. Además, el único de los tres esqueletos hallado entero se correspondería con un varón de una estatura cercana al 1,70. “No deberían haberse enterrado allí, porque en aquella época ya existía una normativa sobre higiene que había que cumplir”, apunta Sánchez.

Siguiendo el procedimiento legal, los restos humanos descubiertos en el solar han sido depositados en el almacén del Museo de la Ciudad, una vez que ha culminado la limpieza del solar que albergará el nuevo edificio de la Usal.

Pero este hallazgo no es el único que han obtenido los arqueólogos en la calle Espejo. También se han encontrado, entre otros restos, vestigios de la Cerca Vieja, del Convento de Santa Magdalena, del siglo XVI, así como un pozo ciego que habría pertenecido a un caserío de principios del siglo XX, . Tras el estudio arqueológico y la retirada de los escombros, se procederá a la adjudicación de la construcción del edificio, que podría comenzar “después del verano”, apunta el director de la Unidad de Infraestructuras de la Usal, Eduardo Dorado. El proyecto, que tendrá una inversión cercana a los 15 millones de euros, incluirá un párking subterráneo de dos plantas para el personal del centro.