Los ERTEs denegados en Salamanca pueden ser nulos y tienen solución: "Recurrir cuanto antes"
Cyl dots mini

Los ERTEs denegados en Salamanca pueden ser nulos y tienen solución: "Recurrir cuanto antes"

Examen online

El despacho de abogados Simón Moreón plantea recurrir las denegaciones registradas en Salamanca por los numerosos defectos de forma y reclamar daños a la administración: "Quien rompe, paga".

Con cerca de 4.000 expedientes y 14.000 trabajadores afectados, los ERTEs han sido moneda común en las últimas semanas en Salamanca como en el resto del país. Sin embargo, la provincia ha tenido la particularidad de que se ha registrado un buen número de denegaciones que han dejado en una situación muy complicada a las empresas que se han visto con la sorpresa de que se rechazaba su petición por un conjunto de circunstancia en las que han pesado la avalancha de casos, el tiempo transcurrido y, especialmente, los cambios de criterio.

 

Como ya publicó TRIBUNA, muchas empresas se han visto en la tesitura de tener denegado un ERTE semanas después de pedirlo: resultado, tener que pagar nóminas y cotizaciones de trabajadores a los que se mandó a casa en la confianza de que el expediente por fuerza mayor iba a ser una tabla de salvación para todos, como prometió el Gobierno. Pero para los afectados todavía hay una esperanza.

 

 

Así lo aseguran desde el despacho de abogados Simón Moretón, que conocen bien la situación ya que han presentado ERTEs en toda España, y han comprobado la particularidad de Salamanca. Según explican, existe la posibilidad de rescatar ese expediente denegado y recuperar la situación de empresas que, de lo contrario, tendrían muy complicado levantar el vuelo. La solución, recurrir cuanto antes, dentro del plazo de un mes, por los numerosos defectos de forma de las denegaciones y acompañar con una reclamación a la administración porque "quien rompe, paga".

 

Como explica Fernando Simón Moretón, la aplicación de ERTEs ante la crisis del coronavirus deriva de la aplicación de una norma estatal "con muchas lagunas" por parte de las comunidades autónomas y, en este caso, de la Oficina Territorial de Trabajo de Salamanca, que ha procedido a un "tratamiento restrictivo" y poco favorable de este instrumento, el expediente temporal por fuerza mayor. El resultado, denegaciones que "dan lugar a que muchas empresas no puedan levantar el vuelo".

 

Sin embargo, el despacho asegura que estas denegaciones incurren en numerosos defectos formales que convierten la comunicación en nula o anulable porque causan indefensión en los afectados. El resultado final es el mismo, y es que si se recurren estas denegaciones dejan de tener efecto y abren una puerta de salida a las empresas que se han visto atrapadas en este caos en Salamanca. Entre los defectos, el hecho de que la denegación no sea firme o la decisión de la Junta de estirar plazos cuando este era un tema urgente. El resultado, que van a acabar en los juzgados y, recurriendo, son fácilmente anulables.

 

Si el acto de denegación deviene nulo tras recurrirlo en el plazo de un mes en alzada, la notificación es nula y es como si no se hubiera comunicado. En ese caso, y a estas alturas, habría transcurrido el plazo de un mes de silencio administrativo positivo y se conseguiría la concesión del ERTE. Y eso permitiría dar la vuelta a la situación de pago de nóminas, seguros sociales y otros costes que generaba la denegación. Por ello, el despacho de abogados recomienda recurrir en vía administrativa solicitando la nulidad de la comunicación y, de manera subsidiaria, la anulabilidad de la denegación.

Noticias relacionadas