Los empresarios piden suspender el pago de impuestos y cuotas y que el Estado asuma el permiso retribuido

Edificio en construcción en Salamanca. Foto: F. Oliva

La patronal CONFAES, integrada en Cecale, recuerda que la actividad está al mínimo y que muchas empresas salmantinas ya tienen problemas para afrontar costes las próximas semanas.

Las nuevas medidas del Consejo de Ministros para endurecer el confinamiento de los ciudadanos y reducir al máximo la movilidad, en la lucha contra el Covid-19, han caído como un jarro de agua fría entre los empresarios salmantinos que, eso sí, aseguran que respetan las decisiones sanitarias. 

 

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE), de la que forma parte la patronal salmantina CONFAES, exige al Gobierno el "establecimiento cuanto antes de nuevas acciones excepcionales y urgentes que promuevan la liquidez de las empresas de modo que puedan hacer frente a los costes laborales a pesar del parón de la actividad y la caída prácticamente a cero de la facturación".

 

Los empresarios apuntan que, sin actividad, difícilmente pueden hacer frente al pago de nóminas y salarios, y menos con las 'vacaciones' forzosas impuestas por el coronavirus. Por ello, proponen que sea el Estado quien asuma el 75% de dichos costes laborales del permiso retribuido recuperable durante este periodo en el caso de las empresas que no tengan la liquidez necesaria.

 

CECALE-CONFAES entiende que, una vez superada la crisis sanitaria, las horas de trabajo se recuperarán a lo largo del año 2020, pero bien es cierto que a día de hoy muchas de las empresas se encuentran ya con graves problemas para hacer frente a los costes laborales de las próximas semanas, cuando su actividad y facturación han caído en picado.

 

Igualmente, CECALE-CONFAES insiste en la necesidad de que suspendan temporalmente el pago del IVA, el IRPF, el Impuesto de Sociedades y las cotizaciones sociales, de modo que las empresas tengan capacidad de tesorería y liquidez, pues son medidas que la Comisión Europea considera prioritarias para no fulminar el tejido productivo. De no llevarse a cabo esta moratoria generalizada, CECALE-CONFAES advierte de que no sólo un número incalculable de empresas podrán desaparecer, sino que se destruirían numerosos puestos de trabajo.

 

Por todo ello, solicita al Gobierno que deje de trabajar desde la improvisación y responda de verdad a las necesidades de liquidez de las empresas y apoye a todas las empresas que se están viendo amenazadas al cierre, pues si no se da solución, difícilmente podrán salir de esta crisis en la que se están viendo inmersas.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: