Los dragones de Juego de Tronos tendrán el tamaño de un Boeing 747

Dragón

Como era evidente Drogon, Viserion y Rhaegal serán claves en el desenlace de Juego de tronos.

Conocimos a Drogon, Viserion y Rhaegal cuando solo eran un excéntrico regalo de bodas. Unos fósiles con forma de huevos convertidos en exótico presente que recordaba a leyendas de antaño y servía de tributo a la gloria pasada de un mítico linaje del que solo quedaba una inocente chiquilla en manos ahora de los salvajes señores de los caballos.

 

La muerte Khal Drogo, su luna y sus estrellas, y su malogrado intento de resurrección supuso una catarsis para Daenerys y no solo despertó en ella regias aspiraciones, sino que además la convirtió en madre, la Madre de Dragones. Drogon, Viserion y Rhaegal crecieron a su lado, al igual que lo hicieron sus ejércitos, sus dominios, sus súbditos y el temor ante su nombre.

 

Ahora que Daenerys, la Rompedora de Cadenas, se prepara para asaltar Poniente -gracias a la flota que todo apunta le proveerán los renegados Theon y Asha Greyjoy- sus tres hijos, el blanco Viserion, la bestia verde Rhaegar y el terrible y negro Drogón, están también listos para la gran batalla.

 

Era evidente, desde el inicio de la serie, que los tres serían claves en el desenlace de Juego de tronos y en la séptima temporada, que llegará a HBO y Movistar+ este verano, aparecerán ya en todo su esplendor.

 

"Esta temporadada los dragones son del tamaño de un Boing 747. Drogon es el más grande del grupo - su llama es de casi 10 metros de diámetro", reveló el director Matt Shakman en declaraciones a EW. El cineasta es uno de los cuatro directores que dirigirán la próxima temporada (los otros son los veteranos en el mundo de Juego de tronos: Alan Taylor (Thor: El mundo oscuro), Jeremy Podeswa (The Newsroom, Ray Donovan) y Mark Mylod (Shameless).

 

Un Boeing 747 mide más de 70 metros de largo y cuenta con una envergadura de unos 65 metros. Medidas que aventuran lo devastador que puede ser el ataque de Drogon, Viserion y Rhaegal, convertidos ya en armas de destrucción masiva. Una capacidad de fuego, nunca mejor dicho, necesaria en la gran guerra que Daenerys y el resto de casas de Poniente que, tarde o temprano, se verán obligados a unir fuerzas para hacer frente al ejército del Rey de la Noche.