Los desencantados de Ciudadanos inician aventura en Salamanca

Contigo Somos Democracia, un nuevo partido con militantes decepcionados por Albert Rivera, gana cada vez más adeptos, ahora, en Salamanca. Estrenan agrupación como alternativa a Fuentes, Yáñéz y compañía, también como respuesta a la división interna que vive el partido naranja.

Hace poco más de dos años que Ciudadanos empezó a pintar algo en Salamanca con su irrupción en las municipales, pero a día de hoy tiene una legión de detractores dispuestos a montar una escisión por su cuenta. Es el caso de Contigo Somos Democracia, la marca que los desencantados de C's (pero no sólo, también con otros partidos) han adoptado por todo el país y que ahora tiene agrupación en Salamanca. La respuesta a los muchos errores de la formación naranja y sus responsables en la gestión de un partido que pretendía ser otra cosa y que ha decepcionado incluso a sus propios cargos institucionales.

 

Muchos de los que fueron afiliados y parte de la directiva dinamitada por Luis Fuentes van a tener sitio en esta nueva agrupación. El impulso ha corrido a cargo de Jesús Presencio, concejal en el Ayuntamiento de Valladolid y uno de esos que salió espantado de C's. A Presencio le pasó algo parecido que al último coordinador local de C's en Salamanca, cuando se dio cuenta de que funcionaba como un partido convencional pese a las promesas de democracia interna. "En Ciudadanos, o eres un estómago agradecido o no les interesas", dijo en una entrevista en TRIBUNA Valladolid. En la línea del "Ciudadanos en Salamanca son los cuatro que están cobrando y sus amigos y familiares: no hay afiliados" que dijo Ayllón. Salió de C's en noviembre de 2015  después de que esta formación procediese a su expulsión tras un positivo por alcoholemia en el mes de agosto del 2015 (asegura que antes ya tenía decidido irse). Ahora lidera un movimiento de concejales no adscritos de todo el país.

 

 

La nueva aventura lo tiene todo por hacer, hace sólo un mes que tiene oficialmente los papeles como partido, y suma 45 agrupaciones; la de Salamanca es la última y cuenta con una veintena de afiliados ya activos. El 2 y 3 de diciembre celebra su primer congreso para decidir líneas políticas y estrategia de cara a las elecciones. Como detalles, que apuestan por un sistema de representación más parecido al anglosajón, donde un diputado o senador responda ante sus electores y no ante su partido.

 

La estrategia de Albert Rivera de aliarse con partidos locales para dar el salto a la política municipal de cara a las elecciones de 2015 dio como resultado su primera lista sólida y los cuatro concejales que, contra todo pronóstico y con el tirón de Rivera, consiguieron en su estreno como grupo en el Ayuntamiento de Salamanca. Sin embargo, la delegación salmantina de C's ha tardado muy poco en estar cuestionada, y por méritos propios.

 

La agrupación salmantina no sólo había nacido de la localista UPS, sino que conservaba buena parte de sus nombres que cambiaron de marca para alcanzar los éxitos electorales que se les habían negado. Pronto dejaron atrás los mandamientos de Rivera y, por ejemplo, su líder provincial se tiró un año sin celebrar asamblea alguna con los afiliados mientras hacía y deshacía gracias a un generoso sueldo en las Cortes. El aterrizaje fallido de Pablo Yáñez como diputado por la provincia, los líos con la agrupación de Santa Marta, la entrada de una nueva ejecutiva al margen de Fuentes que fue posteriormente dinamitada, el nombramiento de otra en cuestión de días... Son los méritos acumulados.

 

Aunque nada ha hecho más daño a la agrupación local que sus propias decisiones, en primer lugar, la de facilitar el gobierno a Alfonso Fernández Mañueco. El voto favorable al alcalde en su investidura, y posteriormente en presupuestos y multitud de pequeñas decisiones le han granjeado importantes críticas. Un daño que ha redondeado con una división interna larvada desde hace meses por la disconformidad de cargos institucionales no sólo con las decisiones, sino también con el método para tomarlas, personalizadas en Pablo Yáñez y Luis Fuentes. Tampoco algunas decisiones locales han ayudado, con un grupo municipal fracturado por la falta de democracia interna y coordinación, la endogamia entre cargos institucionales y orgánicos...

Noticias relacionadas