Los deportistas piden una instalación accesible y amparo institucional

María José Calvo, delegada de ciclismo en Salamanca

Esperan que gravar a los usuarios no sea el modo de financiación o será "dinero tirado".

Atletas y ciclistas son los deportistas que en mayor número utilizarán las nuevas instalaciones de La Aldehuela: la pista cubierta y el velódromo.

 

Ambos colectivos, representados por sus delegados provinciales, lo tienen claro: la nueva instalación debe ser accesible económicamente para ellos, por lo que es fundamental el apoyo institucional.

 

Moisés Muñoz, presidente de la Delegación salmantina de Atletismo, asegura en primer lugar: "Lo que quiero es que se reanuden y concluyan las obras porque se me cae el alma a los pies cada vez que paso por allí".

 

Una vez concluidas las obras, "gravar al atleta o a los clubes para que la instalación sea rentable no puede ser porque sería muy costoso. Muchos de ellos se dedican a la promoción del deporte y ahora mismo no son capaces de retener a los mejores. Por esta razón, tendrían que estar amparados por algún acuerdo institucional para convenir con la empresa concesionaria", asegura.

 

"Hay que tratar de compensar a los clubes ese gasto con convenios que permitan una cesión de forma gratuita o por el menor coste posible, quizá pidiendo una contraprestación a los clubes para que a cambio atiendan alguna escuela de promoción municipal", lanza al aire Muñoz.

 

moises muñoz atletismo

Moisés Muñoz, delegado de atletismo en Salamanca (Foto: Ch. D.)

 

Por su parte, María José Calvo, delegada de ciclismo de Salamanca solicita igualmente unas "instalaciones accesibles no solo para los ciclistas federados sino para que todos se inicien en este deporte".

 

El velódromo puede fomentar el ciclismo de forma muy importante en la provincia, según apunta Calvo, ya que "lo primero, ayudará a quitar el miedo que tienen los padres a la carretera" y, además, "las bicicletas que se usan en este tipo de instalaciones son las de piñón fijo, es decir, las más baratas".

 

María José Calvo solicita a las instituciones "una conversación previa fundamental con los clubes" porque "la clave de este tipo de instalaciones es que pueden generar nueva actividad", sin embargo es consciente de que si los precios son "prohibitivos, todo lo invertido en el velódromo será dinero tirado".

 

Si el velódromo funciona, el futuro en la provincia para el ciclismo puede volver a ser muy positivo: "Organizar una prueba en pista cuesta un tercio menos que lo que cuesta en carretera; además se necesitan diez veces menos personal", puntualiza Calvo. "No olvidemos que el ciclismo en pista es la modalidad que más éxitos ha dado a España en competiciones internacionales".