Los cuatro pactos que Mañueco ofreció a la oposición, inéditos ocho meses después

Alfonso Fernández Mañueco, durante el pleno municipal del Ayuntamiento de Salamanca.

Ni uno de los cuatro pactos que Mañueco ofreció a la oposición en el debate del estado de la ciudad son realidad ocho meses después. El equipo de Gobierno, seco de ideas, aguarda proposiciones de los grupos para incorporarlas.

El primer debate sobre el estado de la ciudad en la historia del Ayuntamiento de Salamanca arrojó como principal novedad los pactos en cuatro materias diferentes que el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, trasladó a la oposición. El paquete se presentó como una muestra de la voluntad de consenso y negociación, pero el paso del tiempo ha demostrado han quedado en lo mismo que otros acuerdos que el equipo de Gobierno presenta y que van directos al cajón de los olvidos. Algo que no es de extrañar: las materias de los cuatro pactos están llenas de incumplimientos.

 

La iniciativa la dio a conocer el alcalde a los pocos minutos de iniciado el debate, que ofrecimos en directo en TRIBUNA. Según lo anunciado, Fernández Mañueco ofreció a la oposición planes sobre Empleo, Patrimonio, Urbanismo y Vivienda y Seguridad Vial. Ocho meses después del ofrecimiento, ninguno ha llegado a cristalizar... realmente ni siquiera han pasado de las primeras declaraciones de intenciones.

 

El caso más sangrante es del del pacto por el empleo. El alcalde se apresuró en aquel debate a presumir de la bajada del paro, olvidando como después le recordaron varios portavoces que Salamanca había perdido 20.000 jóvenes en pocos años. Desde la última campaña, Fernández Mañueco ha dicho situar el empleo en el centro de sus prioridades, pero la realidad es que no se ha sabido nada del pacto local por el empleo. Ha corrido la misma suerte que la mesa por el empleo, idea personal del alcalde que ni siquiera se convoca, o la mesa del diálogo social, que celebra a regañadientes una vez al año.

 

En la misma situación está el pacto por el urbanismo y la vivienda. Los grupos le han pedido insistentemente un plan de regeneración urbana que apueste por la rehabilitación y que abandone las actuales políticas de vivienda, centradas en la promoción y no en el alquiler. El consistorio ha dado tímidos pasos, pero no ha sido capaz de plasmarlos en un documento de trabajo para hacer realidad el pacto sobre esta materia.

 

Casi sin tocar están los otros dos pactos. El de la seguridad vial fue presentado en forma de un compendio de medidas que están muy lejos de ser un documento cerrado. De hecho, ocho meses después el equipo de Gobierno se afana para que la oposición le haga aportaciones y cerrar una propuesta que vaya más allá de las medidas aisladas que ha presentado. Medidas que olvidan problemas endémicos como la doble fila escolar y que son según el PSOE "humo" porque no tienen presupuesto ni aval de los técnicos.

 

Y lo mismo ocurre con el pacto por el patrimonio, que ya ha presentado oficialmente, pero que se compone de la realización de viejas promesas y proyectos incumplidos, mientras documentos como el de gestión de la ciudad vieja siguen inéditos.