Los conductores que usen el móvil podrían pagar de su bolsillo el coste de sus accidentes

Semáforo para mejorar la seguridad de peatones

La DGT "estudiará" una propuesta para que los conductores respondan con su patrimonio por daños por usar móvil.

Conducir y hablar con el móvil. Es una práctica habitual y, desgraciadamente, causa de numerosos accidentes de tráfico. Pero a pesar de ello el 13% de los conductores confiesa que lo hace. La DGT ha puesto en el punto de mira a las distracciones que nos causa responder una llamada o escribir un whatsapp y que están en el origen de muchos siniestros con daños materiales y personales. Tanto, que va a estudiar cargar a los conductores que provoquen un accidente por usar el móvil con el coste de sus acciones. Algo que se suma a la idea de aumentar la sanción de los tres puntos actuales a los 4 ó 6.

 

La Dirección General de Tráfico "estudiará" la propuesta lanzada este jueves por la consultora Pons Seguridad Vial que apuesta por que los conductores respondan con su patrimonio de los daños causados en accidentes en los que la causa sea el uso de dispositivos móviles. Fuentes de la DGT han confirmado a Europa Press que entre las cosas que se están estudiando para mejorar la seguridad vial esta es una de ellas. No obstante, han añadido que esto no será inmediato.

 

A través de la red social Twitter, la DGT valora que la propuesta de Pons para que los conductores afronten los daños ocasionados en un accidente por utilizar el móvil "apunta en la buena dirección" y estima que "podría tener recorrido". "Lo vamos a estudiar", concluye el tuit.

 

La propuesta de Pons Seguridad Vial apuesta por modificar el apartado a del artículo 10 de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor de 2004 para que esta causa sea incluida en las opciones de lo que se conoce como derecho de repetición, en el que una vez indemnizada la víctima o pagados los daños, la aseguradora reclama este importe al conductor.

 

Así, los conductores responderían con su patrimonio por los daños ocasionados al conducir utilizando el teléfono móvil mediante el conocido como derecho de repetición. La normativa prevé que los seguros, una vez que la víctima sea indemnizada, la compañía reclame al conductor el importe abonado cuando concurran determinadas circunstancias.

 

Según Pons, adoptar esta medida y su impacto en el comportamiento del conductor puede reducir entre un 30 y un 40 por ciento los siniestros derivados de la utilización del móvil, lo que en la práctica reduciría entre 150 y 200 muertes al año por este tipo de distracción. En 2017, según datos de la DGT, un total de 500 conductores perdieron la vida por el uso indebido del 'smartphone' al volante.