Los comerciantes confían en la 'magia' de la Navidad para animar las compras de una época vital

Niños participantes en el concurso de dibujos de Navidad para la campaña de comercio.

Asecov presenta su nueva campaña de comercio, ilustrada con la imagen ganadora del concurso de dibujos de Navidad organizado con los colegios de Salamanca.

Los comerciantes salmantinos de la asociación ASECOV, en colaboración con el Ayuntamiento de Salamanca, han dado comienzo a la Navidad con ‘Tu comercio tiene magia’. La tercera edición de la campaña de dinamización navideña cuenta con un propósito claro: concienciar a los salmantinos para que le hagan un regalo a su ciudad, llevando a cabo sus compras navideñas en el comercio de proximidad.

 

Para ello, la presidenta de ASECOV, Soledad Gómez; acompañada por el concejal de Comercio del Ayuntamiento de Salamanca, Ricardo Ortiz y por Abril Alonso, autora de la imagen de ‘Este comercio tiene magia’ tras vencer el concurso de dibujos ‘Navidad en mi Comercio’ han desplegado una lona sobre la fachada de la sede de CONFAES en la plaza de San Román.

 

En esta tercera edición de la campaña de Navidad de ASECOV cobran una gran relevancia los pequeños. Tras el gran éxito que ha tenido el Concurso de Dibujo, en esta ocasión queremos no solamente dirigirnos a sus padres, sino también a ellos, a los que ya son los prescriptores del presente y los compradores del futuro”, ha subrayado Soledad Gómez.

 

“De la mano del Ayuntamiento de Salamanca hemos desarrollado una campaña de dinamización comercial consolidada en la que queremos que los salmantinos conozcan de primera mano los valores con los que cuenta nuestro comercio: calidad, variedad, profesionalidad y un trato personalizado que ningún otro formato puede llegar a ofrecer. Queremos que entren en nuestras tiendas y lo experimenten”, recuerda la presidenta de los comerciantes salmantinos.

 

El comercio salmantino es uno de los mayores dinamizadores de la economía local, sector que le dota de una serie de características únicas como su identidad propia, la mejora de la vida comercial de las calles de Salamanca o su sostenibilidad en el tiempo, al revertirse en la ciudad los beneficios de su actividad.