Los colegios de Salamanca priman a los alumnos que ya han tenido familiares directos en el centro

La mayoría de los centros fija como criterio complementario ser familiar en primer grado de consanguinidad de un antiguo alumno, y lo valoran con dos puntos en la baremación.

El próximo día 16 de marzo se pone en marcha el proceso de admisión para el curso 2017/2018 en segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato y ya se van conociendo algunos detalles. La dirección provincial de Educación ha publicado el listado de vacantes en los centros educativos de la provincia y también los criterios que han elegido los colegios para dar prioridad a las nuevas incorporaciones.

 

Estos son los denominados criterios complementarios de baremación, que otorgan dos puntos en el proceso y que se suman a los criterios comunes para todas las matrículas, que vienen fijados por la consejería. El consejo escolar de cada centro docente podrá determinar criterios complementarios combinando de forma disyuntiva hasta tres circunstancias puntuables, comunicándolo a la Dirección Provincial de Educación. Son siete diferentes, relacionados con la vinculación familiar entre alumnos y antiguos alumnos, con empleados, por proximidad del domicilio o por estar cursando bilingüe.

 

En el caso de Salamanca, este año la gran mayoría de centros que ha establecido algún criterio complementario ha decidido valorar que los alumnos hayan tenido familiares en el colegio. Así, de la cuarentena de centros que han marcado algún criterio adicional, 35 han decidido puntuar a aquellos solicitantes que sean familiares en primer grado de consanguinidad de un antiguo alumno. Es decir, que los centros apuestan por dar una ligera ventaja a las familias que ya han tenido alumnos escolarizados en un mismo colegio.

 

Esta circunstancia refuerza la prioridad que ya se da a tener hermanos en un mismo centro escolar. En la baremación que se hace para priorizar el reparto de plazas en caso de que un colegio tenga más peticiones que vacantes, tener hermanos matriculados en el centro solicitado o de progenitores o tutores legales que trabajen en el mismo da la máxima puntuación, 8 puntos. Lo mismo que tener a alguno de los progenitores o tutores trabajando en el centro o la proximidad del domicilio o lugar de trabajo de alguno de los progenitores o tutores legales al centro docente solicitado.

Noticias relacionadas