Los colegios de Salamanca inician su cuarta semana de curso con 2.300 aulas activas y menos de 20 cerradas

El número de aulas cerradas a estas alturas, con gran parte de los alumnos en clase, ronda el 1% de las que hay operativas, todo un éxito.

Salamanca vuelve este lunes a los colegios con la incorporación de una nueva remesa de alumnos que se incorpora y con la tranquilidad de que los colegios se han blindado contra el Covid. Sólo así se puede calificar el hecho de que 22 aulas terminaran la semana pasada cerradas por algún positivo sobre un total de más de 2.300 activas: menos de un 1% que confirma el éxito, más todavía cuando hoy regresen a las aulas las primeras que cerraron.

 

Según los datos de Educación, este lunes 2.319 aulas de centros escolares salmantinos estarán operativas. Será una vez se sumen los alumnos del Bachillerato en régimen a distancia, de Ciclos formativos de grado medio y grado superior en régimen de educación a distancia, las Enseñanzas impartidas en centros y aulas de educación de personas adultas y la Enseñanza secundaria para personas adultas a distancia impartida en los institutos de educación secundaria; ya estaban en clase los alumnos de muchos grados formativos, los de Bachillerato, ESO y ciclos de formación superior y los alumnos de Infantil y Primaria.

 

Estos últimos fueron los primeros en incorporarse a las aulas el pasado día 9 de septiembre. Desde entonces han pasado 13 días lectivos y tres semanas en el calendario, y por ahora los datos de incidencia del Covid en las aulas son muy positivos. Desde el 9 de septiembre han cerrado en Salamanca 22 aulas de las 2.319 las activas según datos de la consejería. Así que el porcentaje de aulas cerradas sobre las activas no llega al 1%.

 

En plena ola de contagios, la provincia ha sumado desde el 9 de septiembre más de 12.000 positivos (560 en la capital) y el Hospital ha sumado un 30% de pacientes en planta, mientras los colegios, que tienen ya cerca de 30.000 alumnos en clase, registran tres casos y siguen abiertos: no se ha clausurado ni uno solo y se han cerrado solo esas 22 aulas (unos 450 alumnos afectados según las ratios). Su realidad, en números, es ajena a la que se vive en el exterior.

 

Esas 22 aulas en cuarentena, que no haya colegios cerrados y que solo se hayan detectado tres positivos en toda la comunidad educativa (una de las cifras más bajas de Castilla y León) significa no solo que las 'burbujas' funcionan, sino que alumnos, profesores y padres han entendido que era vital cumplir con las recomendaciones. Y de paso han espantado otros fantasmas como la asistencia: no hay absentismo y el primer día de clase solo falaron el 0,7% de los alumnos en el global de Castilla y León.

Noticias relacionadas