Los cinco radares fijos de Salamanca multiplican por diez la recaudación en multas en seis años

Archivo

La DGT aumenta la recaudación por multas coincidiendo con la instalación de dos radares fijos más en los últimos años, pero también de la nueva política para ponerlos en carreteras secundarias.

La relación entre el número de radares y la recaudación por multas es una de las mayores críticas que recibe Tráfico de manera permanente. Los cinemómetros cargan desde hace años con la sospecha de su uso eminentemente recaudatorio y, aunque la DGT lo niega, las cifras de las sanciones y el aumento del número de radares instalados se empeñan en quitarle la razón porque, en casos como el de Salamanca, se cumple aquello de 'a más radares, más multas'.

 

Según los últimos datos del Gobierno, las carreteras españolas tienen 72 radares más que hace seis años, el número de multas se dobla en los mejores años y la recaudación ha llegado hasta los 114 millones del récord de 2015. En el caso de Salamanca, las cifras también se han disparado con la instalación de nuevos radares, aunque también coincide con el tiempo en el que la DGT ha cambiado su política de controles de velocidad: ahora los radares están en carreteras secundarias más que en autovías. Estas son sus ubicaciones oficiales.

 

Sin embargo, las últimas cifras oficiales demuestran que los radares fijos han aumentado su recaudación con la incorporación de más aparatos. Hasta 2015, la provincia de Salamanca había contado con tres radares fijos; en 2016 se sumó uno más y durante 2017, otro, para un total de cinco cinemómetros fijos, a los que hay que sumar los muchos puntos en los que se ubican los de tipo móvil, en vehículos o trípodes, y que van rotando por la red viaria.

 

Paralelamente a la instalación de dos radares más, el número de denuncias y la recaudación por las sanciones también se ha incrementado. Con dos radares más, y cruzando las cifras de los aparatos con las de las sanciones, en 2016 se pasó de 3.995 multas a 27.330, y el pasado 2017 se llegó a las 31.227. En recaudación, eso supone que en 2015, con tres radares, se recaudaron 202.678,07 euros y que en 2017 han sido 1.332.840 euros, hasta el 21 de noviembre, con lo que la cifra todavía subirá. El total está a años luz del de 2011, cuando con tres radares se recaudó en multas 140.103,65 euros: cifra que ahora se ha multiplicado por diez.

 

 

A 3.800 EUROS AL DÍA

 

En el caso de Salamanca, el radar que más recauda es el fijo que hay en la A-66 en el punto kilométrico 3450.400, el que hay a la entrada de Buenos Aires, donde la autovía deja de serlo y aparece una limitación que nos obliga a pasar de 120 a los 80 km/hora. Ahí han caído durante 2017 un total de 19.571 conductores que han pagado 779.300 euros; es decir, y con datos hasta el 23 de octubre, una media de 65 multas al día a razón de 39 euros por multa. Este radar es conocido por ser uno de los 20 que más multa de España y es el cuarto de toda Castilla y León en recaudación.

 

En total, los radares fijos de Salamanca han recaudado más de 3.800 euros al día, a razón de 39 euros de media por multa. Eso es algo menos de lo acostumbrado, una tónica general este año tras varios ejercicios de repunte. Según los datos del Gobierno, en 2016 los radares fijos de Salamanca recaudaron más de 6.000 euros al día en multas por exceso de velocidad, para un total de más de 57.000 sanciones y 2,5 millones de euros de ingresos. El 'granito' de arena de los cinemómetros salmantinos al récord de recaudación de los radares de Tráfico, que el año pasado ingresaron 164 millones de euros.

 

 

72 RADARES MÁS EN SEIS AÑOS... Y LOS QUE VIENEN

 

Según los últimos datos facilitados por el Gobierno en una respuesta parlamentaria, las carreteras españolas cuentan en 2017 con un total de 403 radares fijos repartidos por las diferentes carreteras, un 22% más que en 211 cuando había 331 aparatos. En el caso de Castilla y León, el número de cinemómetros ha aumentado más de un 50% al pasar de 42 aparatos a 67, 25 más en seis años. Y paralelamente al aumento de radares, han subido las multas y la recaudación. No en el cómputo global de España, donde se ponen muchas más denuncias que hace seis años (un millón en 2011 por los 1,7 millones de 2017 o el récord de 2,1 millones en 2015).  Y que va a compañada de la recaudación, que ha pasado de 68 millones de euros en 2011 a los 114 de 2015 o los 92 de 2016.

 

La DGT se comprometió a instalar 60 radares más tras repuntar el número de muertos en carretera durante 2016, aunque está pendiente saber si durante 2017, cuando también subió el número de fallecidos en accidentes de tráfico, se ha instalado alguno.