Los caminos escolares seguros tendrán que esperar un curso más en Salamanca

El diseño de itinerarios escolares en los colegios salmantinos, asignatura pendiente un curso más.

La puesta en marcha de caminos escolares seguros, una de las medidas fundamentales para asegurar la seguridad de los peatones, tendrá que esperar todavía hasta el próximo curso a pesar de los muchos años que hace que se planteó su necesidad y de su presencia permanente en los planes o medidas que se anuncian sobre seguridad vial. Un retraso que afecta tanto un plan piloto de un centro educativo como al diseño de la red de caminos escolares desde el Ayuntamiento de Salamanca.

 

La propuesta estaba ya incluida en el decálogo de medidas sobre los atropellos desde hace tiempo y hace años que el Ayuntamiento es consciente de su utilidad, pero no ha hecho nada hasta ahora. Está incluido también en el nuevo  Plan de Seguridad Vial, pero eso no significa que se hayan dado pasos decididos. El concejal delegado, Carlos García Carbayo, asegura que está comprometido con la seguridad del acceso de todos los centros educativos y que se han reforzado señales y se ha limitado la velocidad a los 30 km, además de colocar barandillas y recolocar pasos de peatones, entre ellos. "Trabajamos con cada centro educativo e intentamos llegar a la mejor solución para la seguridad vial", ha replicado el concejal.

 

Con todo, García Carbayo cree que no será posible poner en marcha un plan de caminos escolares seguros hasta el curso 2018/2019 y ha defendido las medidas individuales que se toman en cada caso concreto con soluciones adaptadas a cada centro.

 

En el caso del Juan Jaén, que ha puesto en marcha un proyecto piloto, el consistorio considera que no se podrá contar con la participación de los padres fuera del centro, aunque hay algunas dificultades como la cobertura de los seguros ya que actuarán como voluntarios. La participación será de padres que se han animado, no así los profesores. Van a ser convocados a una reunión en el cuartel de la Policía Local para estudiar los detalles y entregarles material como chalecos y señales. Hace más de un maño que se está trabajando en ello, y hay voluntad de ponerlo en marcha de manera inmediata, pero es probable que tampoco sea posible este curso, salvo que se resuelvan los flecos.

 

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca ya perdió todo el curso pasado ya que no hizo caso a la moción aprobada en octubre de 2016 y, finalizado el curso 2016/2017, no se había hecho nada en esta materia. Y de nuevo este curso parece desaprovechado porque tampoco se ha hecho ningún avance para diseñar estos caminos escolares y frenar algunas malas prácticas, como la doble fila escolar o el descontrol en el aparcamiento sobre pasos de peatones y aceras a la entrada y salida de muchos colegios salmantinos.