Los cambios en el PSOE de Salamanca agotan el tiempo de su representación institucional

El portavoz socialista en el Ayuntamiento, José Luis Mateos (Foto: De la Peña)

La llegada de un nuevo secretario provincial a partir de octubre cambiará la estructura del PSOE, y a medio plazo también su presencia en las instituciones. Con el concejal Fernando Vegas como baluarte, el cambio en la portavocía del Ayuntamiento está en sus manos... pero es cuestión de tiempo.

El terremoto que ha supuesto el regreso de Pedro Sánchez a la secretaría general del PSOE va a empezar a tener efecto en los niveles inferiores. De momento, en Castilla y León Luis Tudanca ha salido reforzado como hombre del 'sanchismo' en la Comunidad y es candidato único a presidir el partido y ser candidato a la Junta. Y para después del verano llega la hora de las estructuras provinciales. Conocida la voluntad de Fernando Pablos de dejar de ser el secretario provincial a partir de octubre, queda expedito el camino para la llegada de un nuevo líder local y de su propio equipo, lo que puede trastocar el escenario en las instituciones casi de manera inmediata. También en el Ayuntamiento de Salamanca.

 

La salida de Pablos deja vía libre a un nuevo secretario provincial salido del 'sanchismo'. Los afines al secretario general tienen claro que, una vez recuperado el poder en Ferraz, toca trasladarlo a las estructuras locales. En Salamanca, y según han confirmado los propios interesados, eso significa presentar una candidatura para relevar al actual líder provincial a no más tardar: será en octubre con el congreso. El impulso de las primarias y el favor de las mayorías internas permite augurar una victoria cómoda para el futuro número '1'. Y todo apunta a que será el concejal Fernando Vegas, hombre fuerte de Pedro Sánchez en la agrupación de la capital y en Salamanca, el que aglutiene ese nuevo PSOE salmantino.

 

Lo normal es que, una vez se confirme el relevo en el congreso de octubre, el nuevo secretario provincial escoja un nuevo equipo en el que a buen seguro no estarán muchos de los que integran la actual ejecutiva, y que han optado públicamente por otras opciones en el partido, caso de David Serrada, uno de los dos vicesecretarios y diputado nacional. Habrá que ver qué pasa con la otra vicesecretaria, y portavoz en la Diputación, Carmen García. Y de cara a 2019 se notará en las listas de los principales ayuntamientos y La Salina. Eso se verá en su día, pero hay cambios casi seguros. José Luis Mateos, actual secretario de organización, tiene decidido que no continuará en el cargo interno que ahora ocupa. Pero el actual portavoz en el Ayuntamiento puede ser protagonista por partida doble.

 

Entra también dentro de lo normal que el nuevo secretario provincial se convierta, de facto, en el candidato a la alcaldía y número uno de la lista del PSOE al Ayuntamiento de Salamanca. Eso no ocurrirá, al menos, hasta mayo de 2019, pero hay una circunstancia que podría precipitar los acontecimientos: que el futuro secretario general también tenga acta de concejal. Vegas lo es y, en esa situación, y siempre que sea el elegido, el grupo municipal socialista tendría como portavoz a un líder diferente del orgánico siendo este también concejal. Sería difícil de entender.

 

Desde luego que la convivencia es posible. Mateos ha venido ejerciendo como líder de la oposición con solvencia a pesar de la difícil papeleta que heredó tras la marcha de Enrique Cabero y su número dos en la lista. Como 'tres' tuvo que asumir la portavocía de un grupo que se había quedado en siete concejales y con un equipo que no era el suyo, porque no estaba previsto que lo liderara. Como portavoz, ha trabajado con el propio Vegas, pero con su compañero concejal convertido en secretario general la cosa cambiaría... aunque dependería del propio Vegas.

 

Mateos tiene claro que sólo seguirá si siente que tiene empuje e ideas, y a día de hoy las mantiene. Y que eso puede ser hasta el congreso de octubre, hasta el último año de legislatura o hasta mayo de 2019: no depende de él. Si nadie le pide lo contrario, completará la legislatura. Eso sí, aunque no quiere anticipar ninguna decisión, entiende que habiendo sido portavoz de un equipo al que sí eligió pertenecer no tiene sentido repetir como concejal 'raso'. Una renuncia implícita que significaría su salida de la primera línea de la política. Si la política no da otro de esos giros inesperados. Veremos.