Los cajones de Mañueco: un millón de euros de facturas sin pagar en el Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Salamanca reconoce que tiene un agujero de casi un millón de euros en facturas sin pagar de años anteriores.

El equipo de gobierno municipal del PP encabezado por Fernández Mañueco tiene en el cajón guardadas 260 facturas correspondientes a ejercicios anteriores, algunas incluso del año 2015, por un importe de 938.393,57 euros, y que están sin pagar. La propia intervención municipal informa y asume que se ha desvirtuado tanto el presupuesto de este año como la liquidación de ejercicios anteriores demostrando la falta de rigor y el descontrol que preside la gestión del equipo de Gobierno 'popular'.

 

El concejal delegado de Régimen Interior en el Ayuntamiento de Salamanca, Fernando Rodríguez ha reconocido, en respuesta a preguntas del Grupo Municipal Socialista efectuadas en la sesión de la comisión informativa de Hacienda celebrada en el Consistorio salmantino, que el equipo de gobierno del PP encabezado por Mañueco tiene a día de hoy cerca de un millón de euros en facturas sin pagar, concretamente un importe de 938.393,57 euros en facturas que permanecen escondidas en un cajón, y cuyo pago no se ha efectuado, a pesar de corresponder a ejercicios presupuestarios anteriores, algunas de ellas incluso, al del año 2015.

 

Un informe emitido por la propia Intervención del Ayuntamiento de Salamanca deduce que este hecho “incumple el principio de anualidad presupuestaria y el de temporalidad de los créditos”  destacando el elevado número de facturas y/o gastos, más de 260, que se incorporan al actual ejercicio presupuestario mediante un expediente para el reconocimiento de créditos procedentes de ejercicios anteriores incoados por la oficina presupuestaria. Un hecho que provoca, continúa manifestado la Intervención municipal “retraso y alteración del procedimiento ordinario de aprobación de los mismos, incluso algunos de ellos con incumplimiento de la normativa presupuestaria aplicable”.

 

El propio órgano municipal también reclama y advierte al equipo de gobierno del PP encabezado por Mañueco para que arbitre los mecanismos necesarios para que los gestores de gastos reclamen las facturas en tiempo y forma, de manera que permita su aplicación al ejercicio de devengo, con la consiguiente agilización administrativa en el pago y su repercusión.

 

 

Comedores, libros, talleres sociales...

 

Entre las facturas que se encuentran sin pagar, y por poner solo algunos ejemplos, se encuentran algunas por ayuda de comedor escolar del año 2017 por un importe de 1.200 euros, pagos y gastos sin atender también del ejercicio anterior correspondientes a libros de texto para programas de Acción Social por 1.330 euros, y otras facturas impagadas a diversos proveedores, empresas de suministros y prestatarias de servicios, colectivos, asociaciones e incluso personas jurídicas implicadas en programas y talleres sociales. En la relación de impagos reconocidos por el propio Ayuntamiento están también la cuotas de la comunidad de vecinos correspondientes a viviendas propiedad del Consistorio en edificio de de titularidad municipal como el de la calle Jovellanos 2-16 en los años 2015, 2016 y 2017

 

Estos hechos vienen a demostrar y confirmar, además del descontrol y la falta de rigor en la gestión, que el presupuesto municipal de este año es un Presupuesto desvirtuado, al igual que las liquidaciones de los ejercicios anteriores, y que el pago a proveedores dentro de los plazos legales, un compromiso de legislatura de Alfonso Fernández Mañueco, y los superávit presupuestarios de los que tanto suele alardear, son y  se convierten en una falsedad más de las muchas que acumula y atesora. Tal y como ya manifestó el PSOE, por boca de su portavoz, José Luis Mateos, en el Pleno donde el equipo de gobierno del PP, con el apoyo y la complicidad de sus socios políticos, los concejales de Ciudadanos, quedaba aprobado el Presupuesto del presente año.