Los bomberos profesionales de Castilla y León, indignados con la situación que vive la provincia de Salamanca

Se han unido en una plataforma contra el intrusismo y a favor de la regulación de la formación para acceder a su profesión.

La Plataforma de Bomberos Profesionales de Castilla y León nació a raíz de la manifestación '16+1' que tuvo lugar en Salamanca el pasado mes de diciembre y se integra en la Coordinadora Unitaria de Bomberos Profesionales nacional.

 

Los dos pilares básicos que sostienen su trabajo son defenderse del intrusismo y lograr una regulación de la formación existente para acceder a su profesión.  

 

Precisamente respecto al primer punto, los bomberos de Castilla y León ponen el grito en el cielo por la situación de Salamanca, ya que los profesionales se encuentran en la capital y en Béjar, mientras que el resto de la provincia está asistida por voluntarios: "No tenemos nada absolutamente en su contra, pero la ley dice que ellos solo pueden ser apoyo de los profesionales", apunta Ismael Díez, de los Bomberos del Ayuntamiento de Zamora.

 

El hecho de que el parque de bomberos de la Diputación, situado en Villares de la Reina, sea gestionado por una empresa privada es algo muy criticado también por los bomberos, que aseguran que tienen un "coste desmesurado, ya que solo su gestión cuesta 1.333.000 euros al año, mientras que un parque similar al de Villares con gestión directa de la Administración puede ascender a 750.000 euros". "Con lo que cuesta el parque de la Diputación, se podrían hacer hasta 4 parques comarcales de bomberos profesionales", aseguran, "y, además, tener dos parques de bomberos a una distancia de 3 kilómetros no tiene sentido".

 

"Los voluntarios están sustituyendo a un profesional y están poniendo en peligro tanto su vida como la vidad de las personas a las que deben auxiliar porque no tienen los requisitos físicos ni teóricos que se les exigen a los profesionales", añade Juan Carlos Prieto, vicepresidente de la Plataforma y bombero de Valladolid.

 

Un bombero necesita unas 8.000 horas de estudio y 3.000 horas de entrenamiento para aprobar una oposición que suele costar unos 4 años de media y eso es algo que los voluntarios no tienen", se queda David Herrero, secretario del servicio de Bomberos del Ayutamiento de Palencia".