Los beneficios del ejercicio para el corazón y el cerebro
Cyl dots mini

Los beneficios del ejercicio para el corazón y el cerebro

Los mecanismos por los que la actividad física y el ejercicio actúan a nivel cerebral son complejos y multifactoriales.

La práctica de actividad física y de ejercicio de forma regular mejoran la ansiedad, la depresión y la disfunción cognitiva, disminuyen el estrés, y tienen efectos positivos sobre enfermedades neurológicas como el Parkinson y algunos tipos de demencias y de enfermedades mentales como la esquizofrenia.

 

"Los mecanismos por los que la actividad física y el ejercicio actúan a nivel cerebral son complejos y multifactoriales. En este momento son uno de los focos de investigación en Medicina del Deporte y Fisiología del Ejercicio", aclara en una entrevista con Infosalus el doctor Luis Franco Bonafonte, responsable de la Unidad de Medicina del Deporte del Hospital Universitario Sant Joan de Reus.

 

Entre sus benecios, el también secretario general de la Sociedad Española de Medicina del Deporte destaca:

 

1.-La mejora de la condición física general (consumo de oxígeno (CO2 máximo) y masa muscular) y de la imagen corporal.

 

2.- La socialización que produce el propio ejercicio, como hábito de vida saludable: Relación con otras personas, integración en un grupo, evitando el aislamiento.

 

3.- La mejora hormonal y de algunos neurotransmisores como las beta-endornas, como más conocidos.

 

4.- El ejercicio estimula el crecimiento de células nerviosas y la producción de proteínas que mejoran la salud y la supervivencia de las células nerviosas.

 

5.- Se está investigando si el ejercicio puede tener un efecto positivo sobre algunas estructuras cerebrales, como el hipocampo y sustancias como el Factor Neutrólo Cerebral (BDNF), relacionadas con la aparición de la depresión y de otras patologías mentales.

 

6.- Mejora los factores de riesgo cardiovascular y metabólico: Hipertensión arterial, dislipemia, disfunción endotelial, sobrepeso-obesidad, resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, que son los causantes de la mayoría de problemas cardiacos (aterosclerosis, infarto de miocardio, trombosis, enfermedad arterial periférica, etc.).

 

7.- Disminuye las cifras de tensión arterial, en pacientes y en personas sanas.

 

8.- Controla los niveles de colesterol, mejora el metabolismo de los lípidos y la oxidación de las grasas en las mitocondrias.

 

9.- Disminuye la grasa visceral o intra-abdominal y los niveles de glucosa, mejora la sensibilidad a la insulina de los tejidos periféricos y por tanto el metabolismo de los glucidos.

 

10.- Disminuye el estado pro-inamatorio general.

 

11.- Disminuye el riesgo de arritmias cardiacas, por control de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) y aumenta del tono vagal.

 

12.-Disminuye la viscosidad de la sangre y aumenta la brinolísis.

 

13.- Mejora del ujo coronario. A su vez, el profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universitat Rovira i Virgili (URV) subraya que los benecios en general para nuestra salud de la práctica regular de ejercicio son:

 

13.- Disminución de enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

 

14.- Mejora del sistema inmune, endocrino y digestivo.

 

15.- Disminución de determinados casos de cáncer como el de colon y mama.

 

16.- Disminución de la osteopenia y osteoporosis con la consiguiente disminución del riesgo de fracturas.

 

17.- El ejercicio aeróbico también tiene efecto positivos a nivel molecular, protegiendo a los telómeros que, a su vez, protegen a nuestros cromosomas (nuestro ADN).

 

18.- Mejora el tono muscular y la fuerza, lo que disminuye el riesgo de caídas en personas mayores y mejora la condición física general.

 

19.- Mejora de la agilidad

 

20.- Mejora el nivel cognitivo e intelectual y de la calidad de vida.

 

21.- Aumento de la esperanza de vida.

 

¿CUÁL ES EL MEJOR EJERCICIO EN ESTE SENTIDO?

Con ello, el doctor Franco Bonafonte resalta que una combinación de ejercicio aeróbico (denominado habitualmente: cardiovascular), como caminar, trotar, correr, bicicleta, elíptica, natación, etc. y de ejercicios de mejora del tono muscular (trabajo de fuerza) serían los más idóneos para nuestro cerebro y corazón, pero en denitiva, para nuestra salud a nivel general; al mismo tiempo que avisa de la necesidad de evitar estar mucho tiempo sentado de forma continuada.

 

Aquí destaca que las recomendaciones generales por semana de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son de al menos 150 minutos de ejercicio suave como caminar o su equivalente en gasto de energía, o 75 minutos de ejercicio de una cierta intensidad (trotar, bicicleta, elíptica, natación, etc).

 

"Lo mejor combinar los dos: 150 minutos de actividad física y 75 minutos de ejercicio, como mínimo. Aumentar el tiempo de ejercicio hasta los 300 minutos de actividad física suave y 150 minutos de ejercicio físico de mayor intensidad mejoraría los benecios", agrega el experto en Medicina del Deporte.

 

De todas formas, a su juicio dice que lo más importante desde el punto de vista de la salud en la población general es hacer al menos los 150 minutos a la semana más los 75 minutos a la semana de forma regular, incorporado como un hábito saludable más a lo largo de toda la vida.

 

"Por supuesto, tanto el tipo de ejercicio como las intensidades hay que adaptarlas de forma individualizada a cada persona. Esto es muy importante y determinante en el caso de personas con enfermedades, personas con factores de riesgo, personas mayores y en personas con algún tipo de discapacidad", valora el especialista.

 

Con ello, el doctor Franco Bonafonte resalta que en un excelente estudio realizado por Lee et al. de 2012, se analiza los efectos de la inactividad física a nivel mundial:

 

"El estudio concluye que la inactividad física es responsable de 6 al 10 % de todas las enfermedades crónicas como las cardiovasculares, la diabetes tipo 2, los canceres de colon y de mama. También es responsable del 9% de la mortalidad precoz (más de 5 millones de muertes anuales). Sus efectos negativos sobre la salud son comparables a los que ocasionan la obesidad y el tabaquismo".

 

En el trabajo, indica, que estiman también que en el total de la población mundial (activos físicamente e inactivos físicamente) si desapareciera la inactividad física se aumentaría la esperanza de vida entorno a 0.40 - 0.90 años (dependiendo de la zona geográca del planeta).

 

"En otros estudios (citados por Lee et al.) en los que se tenía en cuenta la población que ya es activa físicamente, el aumento de la esperanza de vida de los inactivos sería de 1,3 a 3,7 años en Estados Unidos, y de 2.6 a 4.2 años en el Este de Asia", apostilla el experto.

 

Así con todo, el secretario general de la Sociedad Española de Medicina del Deporte recalca la importancia y trascendencia que tiene mantenerse físicamente activo a lo largo de toda la vida, no sólo para nuestra salud en general, sino también para una mejor calidad y esperanza de vida. "Junto con una alimentación sana y equilibrada, el descanso y evitar las drogas legales e ilegales es la mejor forma de cuidar de nuestra salud. Depende exclusivamente de cada uno de nosotros y en general en nuestro entorno es económica asequible", sentencia el doctor doctor Luis Franco Bonafonte.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: