Los aspirantes a conductores esperan diez días para examinarse en Salamanca por falta de instructores

La plantilla se ha reducido de siete a seis examinadores, aunque por las bajas hay menos operativos. Los alumnos salmantinos están en el grupo de los que  menos esperan, pero ninguno se examina antes de diez días.

La huelga de examinadores de tráfico está poniendo en apuros a las autoescuelas de Salamanca, que ven como se acumulan aspirantes sin examinar y aumenta el tiempo hasta que pueden someterse a las pruebas. El tapón es de cerca de 600.000 personas esperando para sacarse el carné en toda España. Hay paros previstos en junio y julio y la situación puede complicarse, aunque desde el Gobierno ya han dicho que están dispuestos a negociar las mejoras salariales que reclama el colectivo desde hace años.

 

Sin embargo, el seguimiento de las jornadas de huelga, un 100% en Salamanca, ha puesto de manifiesto los dos reversos del problema: la falta de examinadores y la demora en las pruebas. Según los datos del Gobierno, en Salamanca hay  ahora mismo seis examinadores, uno menos que hace cinco años. Eso confirma uno de los problemas del colectivo, la escasez de la plantilla. En el caso de Salamanca se agrava más todavía porque, según los examinadores, dos de ellos están de baja y rebajan la cifra de los operativos a cinco.

 

En los últimos años, la plantilla de examinadores ha perdido 128 efectivos en toda España: ha pasado de 873 a 745 personas repartidas para estas funciones por todo el país.

 

La falta de instructores ha derivado en una bolsa de aspirantes sin examinar. El motivo es que pasan muchos días hasta que un alumno puede examinarse por la falta de instructores suficientes. Según los datos facilitados por el Gobierno, Salamanca está en el grupo de las provincias que menos esperan, pero no es poco tiempo: hasta diez días naturales. Los que peor están son los alumnos dependientes de las Jefaturas Provinciales de Alicante, Illes Balears, Castellón, Ciudad Real, Gipuzkoa, La Rioja, Toledo y Valencia y de las Oficinas Locales de Alzira y Talavera, que esperan más de veinte días.

 

 

MEDIDAS PARA RESOLVER LA CRISIS

 

Actualmente, se ha formado a un nuevo instructor, por lo que el nuevo curso que comenzará en 2017 ha podido ver aumentada su capacidad formativa en 24 alumnos. Se acaba de convocar un nuevo curso, por tanto, próximamente, la DGT dispondrá de 24 nuevos examinadores que tras las prácticas podrán incorporarse a las Jefaturas con mayor demanda de exámenes en verano, época en que son más necesarios los refuerzos.

 

Se han autorizado horas extraordinarias en aquellas Jefaturas con problemas puntuales y se han fomentado las atribuciones temporales incentivadas; como a pesar de estas actuaciones hay Jefaturas de Tráfico cuya capacidad se ha podido ver mermada, también s e fomentan las Atribuciones Temporales de Funciones de uno o dos meses desde las Jefaturas que cuentan con una plantilla mejor dimensionada. Esto se hace atribuyendo dietas a los examinadores voluntarios que se desplazan a aquéllas temporalmente.

 

Aparte de estas medidas sostenidas en el tiempo y que se han venido realizando en los últimos años, se están manteniendo reuniones con la Dirección General de Función Pública para exponer la problemática de este colectivo y reactivar la propuesta de modificación retributiva del puesto de examinador que lo haga más atractivo. También se está negociando la creación de una Escala específica de funcionarios examinadores o la autorización de nombramiento de funcionarios interinos para el puesto de examinador.

Noticias relacionadas